Por Nicolás Águila

 

En español existe un tipo de plural llamado “plural expresivo”. Este es un plural que no denota cantidad, sino intensidad. Se usa mucho en fórmulas de respeto, como “gracias”, “mis condolencias”, “saludos”, “felices fiestas”, “felicidades”, “besos y abrazos” y, claro, “buenos días (y buenas tardes/noches)”.


Tomado de Quora.

 

 

Por Magaly Ojeda


Yo también he sido
una chica mala
perseguida por culpas
y fantasmas de mi ayer
por el desamor, la tristeza
y la desesperanza.
Palabras vacías
que no alcanzan a decir
cuánto duele la soledad
y la noche sin ti,
que no pueden describir
los sueños perdidos
los miedos al acecho.
Tuve sí un amor
de rosas y canciones
poemas ocultos
y señales en el viento.
Te tuve sin saber que te tenía
que estarías para siempre
entre mis labios, mi piel
y mis mañanas. 

 

 

Por Nicolás Águila

 

La juventud es apenas un trámite. Una enfermedad que se cura con el tiempo, como bien se ha dicho. De modo que a este desengañado de bares y cantinas también se le pasó su cuarto de hora, cayendo de un bolerazo en la crisis de la mediana edad. Un vendaval sin rumbo me había dejado en las tinieblas de la noche y sin ninguna orientación, como un Tejedor de lobregueces. Tenía con qué y dónde, pero no tenía con quién. Y salí a la calle, una tarde temprano, dispuesto a tomar La Habana por asalto. Total que vine a terminar la noche a solas con mi añejo doble en un rincón de la cantina, al estilo Jalisco, oyendo al solista que animaba la penumbra del bar Las Cañitas con su voz de gallo ronco. “A mí me pasa lo mismo que a usted… Nadie me espera, lo mismo que a usted”, me disparó a mansalva. Y me rodó un lagrimón en tiempo de bolero. 

Por Jorge J. Castillo

 

Tímida hembra, mujer cuasi desnuda,
pasaporte al orgasmo sin frontera.
Tímida niña, lunes-Primavera
Santa. Como un viernes post-Neruda.

Hundidme en ti, felatio puro sexo…
Cuán Sabor, cuán profundo es tu crepúsculo.
Yo nadaría a ritmo bis-minúsculo:
gozar besables muslos; todo plexo.

Tímida hembra de azules capitanes;
fogosa luz, mi tiempo se ilumina
en horas-arcoíris-talismanes.

Un Domingo de Ramos llueve para
sentirte mojadiza piel divina.
Tímida hembra, tormenta que me ampara. 

Por Nicolás Águila



Más de una cubana se decía la inspiradora de Nosotros, el famoso bolero de Pedro Junco. Yo mismo conocí, ya fuera de Cuba, a una señora que aseguraba haber sido la musa de Tito (así le llamaban los amigos al malogrado compositor fallecido a los 23 años). Sin embargo, lo que cuentan los más cercanos al compositor es que se trataba de una grácil muchacha natural de San Juan y Martínez, de quien Junco se enamoró y luego se apartó de manera altruista (“Nosotros, que nos queremos tanto / debemos separarnos, / no me preguntes más... / No es falta de cariño, / te quiero con el alma, / te juro que te adoro / y en nombre de este amor / y por tu bien te digo adiós”.). No quería contagiarla con la tuberculosis pulmonar que había contraído, una enfermedad infecto-contagiosa que resultaba difícilmente curable antes de la era de los antibióticos. El emblemático tema, que ha sido interpretado por Plácido Domingo, entre otros cantantes de fama, fue como una carta de despedida enviada a la joven pinareña cuyo nombre nunca se ha llegado a revelar, quizás para no invadir la privacidad de su anonimato, pero añadiendo morbo al misterio. Mi mamá se conmovía oyendo la canción, no tanto por la letra triste como por la dolorosa historia que encerraba. Nosotros fue estrenada dos meses antes de morir el autor en la clínica habanera de la Quinta Covadonga en abril de 1943. Por lo que parece y hasta donde sé, en los últimos tiempos no ha aparecido ninguna otra musa inspiradora de Nosotros. Lógico, porque eso equivaldría a declararse más vieja que la portada de La Josefa. 

 

 

Por Pepe Sánchez

 

Clasificado mi verso sus dientes
les limpio del poder la última mordida
clasificada entre nostalgias la rabia
la nostalgia es una puta desclasificada
yo le entro desnudo clasifico su sexo
le muerdo donde más le sabe a entierro

clasificado mi desayuno el postrer quejido
mi diurna manía de elegir los precipicios

desclasifico entre los clasificados
a silbar orgasmos visiones de la cárcel
fuera de ley clasificado moribundo
romántico hiriente bien clasificado

pero humano vivo y
sin nada confuso en mi aliento

 

Tomado de Caballos sobre el césped. Literaria Editores, México, 2004. (N. del E.).

 

 

Por Silvia Valdés

 

Arimao fecundó
el vientre de Hanabanilla,
y hecho flor, fruto, semilla,
Cumanayagua brotó.
El suelo lo cultivó
de cítrico y de café.
Y entre guateque y bembé
va su estirpe laboriosa,
gente de ala generosa
que nos inunda de fe.

Pueblo de mis fantasías,
mis amores y mis ayes,
cuando me bebo tus calles
ya no son tuyas, son mías.
Bordaste mis alegrías.
Me entretejía en tus sueños
de julios. Y en el empeño
de mis trinos otoñales,
añoro patios natales
y tus parajes risueños.

Por Julio García

 

Luz de mis ojos divina,
llegaste un dos en mi nombre
para hacer feliz a este hombre
y endulzarle la retina.
Mi alma crece y germina
cada día con tu ser,
cuando cada amanecer
me despiertas con un beso
y quedo por siempre preso
de tanto amor y placer.

Tu bastón yo quiero ser
en tu paso por la vida
y cerrarte cada herida
desde niña hasta mujer.
Siempre te he de proteger
hasta aliviar tu dolor,
mi gema, mi bella flor,
mi pedacito de cielo,
paloma de blanco vuelo
y la fuente de mi amor.

 

 

Por Orlando V. Pérez

 

Descarnadamente feliz,
desgarradamente alegre,
desvirgadamente armado
de futuro,
               de impaciencia.
Inestablemente seguro,
              por un camino
de quebrados puentes.

Y al correr las cortinas
oír gritar a Pierrot:

“¡En mi propia patria
un paria soy,
para siempre mía nunca más!”

 

Visionario

“Yo he visto al águila herida
volar al azul sereno”.
Yo he visto todo lo bueno
y lo malo de la vida.
Yo he visto la gris partida

Por Nélida Puerto

 

Si un día decides  indagar por mí,
búscame entre el ridículo,
donde existen poderes
que eclipsan la razón.
O en el abismo:
allí permaneceré
retando al absurdo.