Por Martha Moya

Cuando un hombre que ha elevado a lo superlativo absoluto todas las virtudes del ser humano, se va o traslada a otra dimensión, resulta imposible no sentir un fuerte tirón de los sentidos y los sentimientos. Tratándose del cubano Eusebio