Get Adobe Flash player
Página de Inicio Autopista sur

Sección de literatura de autores del resto de Cuba

ISLA

Estoy subido en una isla y no lo se.
Escribo desde una isla en pleno viaje
que mi mano articula. Estoy silbando en una isla
nacida del mar o de otra isla que se cree planeta
y navega cargada como un arca. ¿Desplazando adónde
sus formas poderosas de polvo reunido al azar?
¿Rumbo a las peñas de cuál desastre común?
Las estrellas no saben. Nadan en el cuello
fecundo de la noche. Que parece abrirse a todo
y todo acepta porque todo es isla. Como el amor
y el odio: islas escogidas del deseo. Y como todo aquello
que se une para estallar y volverse a unir.
También los amantes. Que permanecen aislados
uno del otro. Jugando con la carne ajena.
Sólo para sí: Isla y mar. Tierra y agua.
Gruta marina y volumen de oro penetrando a ella.
Todo es isla por un instante.
Y cada instante que se aleja forma un siglo.
Y cada isla que navega ya lo es.
Y cada instante busca su isla
para  ser poseído o negado
en esta derivación sin pausas del existir.
No se si el viento bate a mi favor.
Yo braceo.



José Ramón Sánchez Leyva

MURCIÉLAGOS

Hay murciélagos. Supuestamente existen:
Yo los creo.
Giros erráticos. Desligada procedencia
los apresura.
Baten. Baten las alas,
y puede tejerse el viento como idea
que se inclina a mis espaldas
y de pronto volverse perpetuo
el deseo de la palabra.
Una. Diez vueltas más y no terminan.
Cualquier paloma es bella imagen,
pero ellos siguen.
¿Adónde?
De vuelta siempre y cierran un círculo mayor.
Están y el aleteo prohíbe el incendio de los sentidos.
Enlazar el espacio con el grito que me pertenece.
O solamente que mis manos marquen el papel.

José Ramón Sánchez Leyva

CONFESIÓN

Culpable, me confieso, de grafía resentida;
de resbalar por la palabra odio
como un reptil que acecha la espesura.
He gastado vocablos, su vilo trasgresor,
su aventura bordada en entusiasmo.
He perseguido sin piedad y hasta el final,
la oscura tentación del verbo.



Jorge Ángel Hernández Pérez

CABALLOS Y EN LA CRIN LA NOCHE

Caballos que la noche llevan a sus crines
y habitan de trotes la piel de la memoria
con chispas, coces, sudores al espacio,
se viran a mí. Sus marcas la pregunta abren.
La forma se pierde. Un largo quehacer de árboles
embosca el templo, y la oración suspende el trote
que deshace y le bebe piedras.
Soltarse de la mano caída que el pelo roza,
suspende un trote largo, extendido aún más.
Parece algo que el miedo dibuja sobre la blanca sombra
y disipa en agujeros de sombra densa
que existe cuando escucha un temblor
en ecos sostenido, y al límite color deriva:
Aquí, donde la forma cambia para tener
la taciturna condición que espera, que ofrece.
¿Qué regreso ofrece?, si yo no evito (y lo parezco)
que atrás quede un desnudo cubierto por la hierba.


José Ramón Sánchez Leyva

AISLADA NOCHE

Aislada exhibe la noche su quietud o silencio.
Temores trepan a los sentidos del que parte.
Salta el rayo incierto dibujado por la Luna:
Rescata paisajes del sueño que pugnan por nacer.
Apenas la sombra persiste desnuda entre piedras.
Apenas se abre vacía  la mirada en lo oscuro.
No ve la mano definitiva que esta hora brinda:
Nunca igual. Parece insinuar persecuciones
el mismo eco que despide.

José Ramón Sánchez Leyva

CORPUS

Vivo en el filo brutal de la sospecha.
Un giro hacia el imán
y todo acogerá su vocación de abismo.
Es arduo, humanamente irresistible,
vivir bajo esa norma de equilibrio oscuro.
Ah, la existencia de todos,
camino en que vuelvo a soñarme individual,
rostro del peligro allá sobre los vicios.
Como un niño que gira e imagina
embisto una vez más a la sospecha.
Sus bordes son de un filo insustancial.
Su camino es estéril. Y sus frutos.
Me desafío a cruzar sobre su cuerda floja
transpirando un lirismo de vana altanería,
ingente y corrosivo.
Sobre mi cuerpo la sospecha escinde,
alimenta y erige sus falsetes.
Contra sus bordes mi sudor lacera.
Y así me tiendo al fin sobre su arrullo
con esmerados regocijos de pequeño alcance.
No obstante, mis poros reconocen
a lo largo del filo irresistible
esas partículas nimias ya vencidas.



Jorge Ángel Hernández Pérez

Más artículos...

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 106 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy446
mod_vvisit_counterAyer1130
mod_vvisit_counterEsta semana8037
mod_vvisit_counterEste mes16570
mod_vvisit_counterHasta la fecha1081956

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami