Get Adobe Flash player
Página de Inicio Autopista sur

Sección de literatura de autores del resto de Cuba

Para escribir

criptográficamente
silenciosamente
como quien raspa
la pared de una húmeda
caverna de piedra
para ello
eres tan ajena!
¡tan ajena!
pero en fin
cercana
inalcanzable
¡ajena!

Rafael de la Cruz

SPIRITUAL SONG


A Leysa, porque estas fueron las cosas que nos salvaron, y a Pedro, por supuesto.

(...) este que te espera cada atardecer para tomar dos tazas de algo humeante, en el cafetucho de la esquina.
Pedro Mendigutía

Nos reuníamos en los cafés para sublimar el vacío de nuestra cotidianidad e inventarnos una existencia trascendente.
Daniel Chavarría

Todos los días a las cinco de la tarde, a la hora violeta, cuando los ojos y la espalda se alzan del escritorio, nos metíamos en el cafetucho de la esquina intentando paliar el desaliento. Entonces imaginábamos que uno no estaba de pie contra el marco de la puerta esperando, y veíamos la mesa del rincón con la ventana que da al puerto y los marineros borrachos y los pájaros migratorios cayendo extenuados del viaje, y que en el estrado, rechazando el micrófono y la orquesta, un poco tambaleantes y como mofándose de nuestra estupefacción, Ela Fitzgerald o Elena Burke, cantaban enronquecidas, ahogadas, deshechas, muriendo de a poco. O la mismísima Estrella, entonando boleros hasta el envejecimiento de la noche, sacando el sentimiento del pecho, todos imantados y rendidos ante la voz de aquella negra monumental, que llenaba el salón, estremeciéndolo. Imaginábamos a Ray Charles tocando de pie, aporreando el teclado divertido,

Leer más...

Radiografía de un hechizado (*)

la imagen es la realidad del mundo invisible
J. L. Lima
Para Marcial Gala ha sido muy importante (re)descubrir la potenciación de la naturaleza dialógica de su ficción. En El Hechizado (Editorial Mecenas, Cienfuegos, 2003) una supuesta voz autoral nos introduce en cada uno de los cuentos, ofreciendo testimonio de su naturalidad: “Dice Marcial que Dios es una esfera con un centro en todas partes y el perímetro en ninguna (¿sabes cuál es Marcial? El negrito que siempre está leyendo y que fue novio mío)”. En este referente, que apunta hacia el proceso de cocción del (los) texto(s), figura la ficcionalización del autor, quien es enmarcado como parte de la historia y del proceso creativo. Poco tiene que ver esta observación con el uso de un Yo-narrador o un Yo-personaje, ya que en los cuentos donde narra en primera persona del singular (“Necrofilia”, “El Hechizado”, “Anoche mientras estaba afuera”) la voz es tan enigmática como en los que lo hace en tercera (“Licantropía” y “El juego”). La forma en que Gala inserta esa voz se esparce en varios espectros; estos son utilizados para replantearse como narrador, lo que constituye muestra de lo subjetivo de su “realismo profundo”. Una especie de guiño nos hace en las oraciones finales del segundo cuento (“El Hechizado”); la mofa y la desacralización son los cimientos donde edifica su burlesca historia. “Y así fue como empezó todo. Mañana le escribiré una carta al Papa. Empezaré así: Su santidad, cada vez estoy más convencido de que (…) No puedo más, tengo 35 años y durante todo este tiempo no he hecho más que satisfacer las inmoderadas exigencias de mi pene…”. Aquí, para transmitir la angustia del fatal joven acude a un narrador en primera persona, revelando su estado existencial a través de mudas, saltos cualitativos, vasos comunicantes, tiempo y punto de vista espacial.

Leer más...

Raíces de España en el Escambray Cienfueguero

La cabalgata por la loma La Trinchera es, como describiría una afamada escritora, la vida misma: “…con un pie en un abismo y otro en un cuento de hadas.”
Y es que el abrupto camino que bordea el precipicio nos lleva a la cumbre donde subyace un patrimonio de la cultura española, de las primeras décadas del pasado siglo XX. La toponimia del lugar apodó como Centro Gallego, el lugar donde existió una bodeguita con una fonda, lugar de citas sociales de los emigrantes procedentes de la antigua Metrópoli, cuyas ruinas, a 475 metros sobre el nivel del mar, son hoy la memoria de un pasado de trabajo y búsqueda de riqueza.
El sendero empedrado nos remite a la cercana Trinidad y este acervo revela uno de los más rudos oficios de aquellos expatriados: los aforadores. Trabajar la piedra era uno de los trabajos más rudos de aquellos que desbrozaron los elevados parajes donde la cosecha cafetalera era esperanza de prosperidad.
También laboraban como carboneros y arrieros aún se conservan los sitios de preparación de las bestias. Todo un museo rural es la casa actual de Romualdo Clar Villa, quien atesora la historia de uno de los fundadores del lugar.

Leer más...

La reseña como parte de la crítica literaria (*)

Como sabemos todos los que hoy ocupamos un espacio aquí, el problema de la crítica es antiquísimo, al igual que el de la propia literatura. Y pudiéramos –no lo haremos, por supuesto– evocar nombres como el del crítico que fue Aristóteles, o el de otros, seguidores o no, innovadores o no. Pero creo una obligación de mi parte atenerme al origen de la palabra crítica.
Conocemos bien que esta proviene del griego [krinein], que significa juzgar, opinar. Es decir, criticar implica definir el valor que posee una creación, y no se restringe solo a descubrir los defectos que en ella existan, sino, además, señalar virtudes. Lo mismo en una actividad humana que en otra. De ahí que exista una crítica científica, filosófica, estética, artística, etc.

Leer más...

AMOR QUE LLEGAS TARDE...TRÁEME AL MENOS LA PAZ

También sé que la espada hará sangrar
mis horas,
tráeme además la confianza extraviada
de que el amor en fin
puede llegar.
Amor que me das vida
cada vez que tus besos me distancian
la muerte,
qué importa si se cumple la temida sentencia,
aún cuando no sea la paz
siempre tendré la dicha
de todo lo que llega
desafiando la tarde.

Marzo 99


(Cantar deuterocanónico atribuido a la reina de Saba. S. VII a.C)

“Ahí está. La miro, tan cercana y sin embargo inaccesible y no puedo menos que agrandar mis ojos para que se vuelvan, sin más, ella misma.
Está sólo a unas cañas, pero bastaría que intentara alcanzarla para que se alejara, como se aleja la gloria de Yahveh cuando este pueblo, duro de cerviz y de corazón, persiste en sus maldades.

Leer más...

Más artículos...

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 48 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy446
mod_vvisit_counterAyer1242
mod_vvisit_counterEsta semana6451
mod_vvisit_counterEste mes26785
mod_vvisit_counterHasta la fecha1243445

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami