Get Adobe Flash player
Página de Inicio Alas de colibrí

Sección de literatura para niños y adolescentes

H y Cangrejo

H sonaba como las demás letras. Su sonido era hermoso como ningún otro. Desde pequeña, recibió halagos y se volvió egoísta y engreída. La joven letra se paseaba entre las demás con aires de reina para desagrado de sus compañeras.
Un día, quiso dárselas de jugadora profesional de cartas. De brisca, cuadrado, solterona, y hasta del fanguero. Cangrejo Moro, que en aquel entonces era el campeón mundial en los torneos de cartas, no estaba dispuesto a dejarse arrebatar el título; así que retó a H a una partida que duraría una semana. Se competiría en todo tipo de juegos con sus naipes.
Cangrejo Moro, deseoso de ratificar su posición, comenzó a entrenar sin descanso alguno. En cambio H, confiada en sus habilidades manuales, no practicó ni siquiera un rato. Largos parecieron los minutos que faltaban para que llegase el esperado momento. Pero aunque no lo crean, estos continuaron durando 60 segundos.
Y llegó el día, todas las letras, aves, y demás animales se reunieron alrededor de la gran mesa de juego. La competencia comenzó. Cangrejo Moro, un poco nervioso pero seguro de su preparación, llegó a la gran tabla y se sentó. Lo siguió la letra, altanera y con mirada de triunfo anticipado. Se repartieron las cartas y la K, la Q y la J, que ejercían como jueces en aquella aventura, dieron la orden de arrancada.
Una carta, dos, otra más, listo, ganó H. Y otra vez esta carta, aquella, la otra y volvió a ganar. Así transcurría el torneo, en cada partida la joven letra superaba a Cangrejo Moro. Este, no entendía nada, cómo era posible, él sabía del pi al pa sobre las cartas. Había estudiado día y noche y conocía hasta la historia de cada tipo de juego. Sin dudas algo andaba mal, y era preciso descubrir qué.

Leer más...

Cantos de flor y agua

1
Las flores han abierto y algunas se han marchitado
agua y agua… y se abren y el mundo se pone feliz
y el cielo se pone feliz también
y las flores se abren.

2
La rosa no se corta, tiene espinas
y el olor de las rosas te lleva hacia las manos.
Cuando las cortas se cierran y se ponen
¡tan rojas! la roja lleva la sangre.

3
El cielo azul es lindo y el sol brilla
y cuando tú miras los ojos se duermen como una flor
y eso lo tengo yo en mi corazón.

Leer más...

Nuevos zapatos  

El fanfarrón,
fanfarronzazo
va haciendo alarde
de sus zapatos:
que son de lona,
que llevan lazos
y si se mojan
se hacen pedazos.

Tímido niño
que vas descalzo,
cargas pobreza,
viajas despacio,
pues ir de prisa
no tiene caso,
porque te duele
seguir los pasos.

Leer más...

Regalo

“¡Que viene el Coco!”,
gritaba el niño.
“Tiene un sombrero
con muchos picos,
zapatos viejos,
color cobrizo
y una camisa
sin los bolsillos;
detrás el saco
lleno, da brincos”.

Los niños huyen
y él por instinto
detiene el paso
de su camino
y se le acerca
un pequeñito:
risa sin dientes,
ojos sin brillo,
se están uniendo
con un suspiro
y se levantan
buscando abrigo.

Todos alertas
lanzan un grito
porque del saco
sacó un cuchillo,
también un coco
corta, muy rico.

Se lo regala
al más chiquillo.


María R. Martínez

Capricho  

¿Por qué llora así mi niña
y se ha zafado las trenzas?
¿Cuál debe ser la razón
que la ha puesto tan molesta?

No quiere tomar la leche.
¿Se le perdió la muñeca?
Es que cogió un resfriado.
¿Le dolerá la cabeza?

Llamaremos al doctor
y nos dará una receta:
jarabe de caisimón
con pedacitos de fresa;
o quizás si la inyectamos…
muy pronto se restablezca.

¡Ah, no, no! Ya está mejor,
enseguida se endereza,
un pañuelito le presto
y las lágrimas se seca.

¿Qué pesar tenía mi niña?
¿Por qué esa enorme tristeza?
Me lo cuenta en el oído,
le doy un beso y se acuesta.

Señores, no es cosa grave.
¡Es que quiere ser princesa!

María R. Martínez

Lo que la luna cuenta

Si el insomnio se esconde
debajo de tus cejas,
disfruta de la noche,
saluda a las estrellas.

No temas a los grillos
si te cuentan sus penas,
escucha lo que guarda
el cofre de sus quejas.

Ellos quieren tocar
en una rara orquesta
que tenga un director
y no lleve melena.

Ha sido el elegido
el señor Don Luciérnaga,
por si se va la luz
les sirva de linterna.

Leer más...

Más artículos...

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 9 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy120
mod_vvisit_counterAyer396
mod_vvisit_counterEsta semana1858
mod_vvisit_counterEste mes4723
mod_vvisit_counterHasta la fecha898094

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami