Get Adobe Flash player
Página de Inicio Alas de colibrí

Sección de literatura para niños y adolescentes

Juego

La lunita se aburría
de sola siempre jugar,
ella soñaba invitar
a las estrellas un día.
Era tal la lejanía
que un vasto ruedo inventó,
la luna se transformó
en un carrusel gigante
hoy parece que un diamante
en anillo la cercó.

Elizabeth Álvarez

Jugando a nubes

Jugando a nubes jugando
imagino lo que veo
y las cosas voy formando
como piezas de museo.

Jugando yo me encontré
a un perro haciendo maromas
que se perdió en las bromas
que yo misma le conté.

Jugando soñé una rosa
hermosa en su inmensidad
y era tanta su bondad
que me volví mariposa.

Elizabeth Álvarez

Charco Azul

Charco Azul es una linda laguna en medio del Escambray. Cada mañana el Sol tomaba un pedacito de cielo azul y se lo regalaba. En sus azulitas aguas vivían truchas, ranas, jicoteas y un camaroncito de color rojo y negro. Allí jugaban y celebraban festividades de rondas y disfraces.
Muy cerca de la charca, vivía un carbonero que todos los días encendía unos enormes hornos de carbón hechos con palo de monte, y que llenaban de humo negro todo el lugar. Con el tiempo, Charco Azul fue cambiando de color. Ante tanta negrura, los animalitos de la charca se entristecieron y enfermaron.
Juanito, un niño que era amigos de ellos, y con los que jugaba a las zambullidas, fue a conversar con el hombre y le dijo: “Eso que haces está muy mal hecho, porque contaminas el medio ambiente y además, exterminas los árboles”. Los animalitos tosían y temblaban de fiebre.

Leer más...

Décima guajira

El guajiro de esta tierra
se levanta en la mañana
y contempla la sabana
libre, sin odio ni guerra
desde el llano hasta la sierra.
En la espesura del monte
se oye el trino del sinsonte
y su dulce melodía
alegra el campo en el día
feliz, del nuevo horizonte.

Liana González

Ovillejo del trabajo

¿Dónde liba el colibrí?
En el alelí.
¿Dónde talla el carpintero?
En el agujero.
¿Dónde la abeja halla miel?
En su vergel.
Todos juntos con esmero
trabajan en armonía
para librar día a día
la faena del obrero.


Liliana González

Preciosa en su jardín de rosas

¡Preciosa, corre, Preciosa,
que te coge el viento verde...!

Federico García  Lorca


Un caballito de mar
entre las nubes saltaba,
y Preciosa lo miraba
y se ponía a cantar.

Buena niña, al caminar
luces desprende del cielo,
que le ruedan por el pelo
como gotas de rocío
mientras la orilla del río
va mojando su pañuelo.

Preciosa teje en la prisa
los pétalos de una rosa,
y es que al jardín de Preciosa
le faltan Lluvia y Sonrisa.

Un gigante con camisa
de acero toda forrada
le evaporó la mirada
a la abeja y al querube,
pero la chiquilla sube
con una flor por espada.

Desde el juego de las olas
salta el caballito, salta,
y la nube, aunque muy alta,
hace en el aire cabriolas.

Leer más...

Más artículos...

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 55 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy237
mod_vvisit_counterAyer614
mod_vvisit_counterEsta semana1956
mod_vvisit_counterEste mes9914
mod_vvisit_counterHasta la fecha835585

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami