Get Adobe Flash player
Página de Inicio Autopista sur

Sección de literatura de autores del resto de Cuba

SILENCIO ESCUCHA

Alfredo Pérez (Fredy), in memoriam
Silencio!


Se ha de escuchar el repicar exclusivo de su risa
A un lado!
Dejad correr la chispa angelical de su alegría
Que no serán los que le llamen padre
(o hijo)
cantará hoy la tierra lágrimas agradecidas
y vendrán contigo aquellos que filtraste
con tus rubios pensamientos
Enmudecerán para que florezca tu sabiduría
Única y magnánima
Sorpresa y regalo para el poeta y bohemio
Empacados por ti, en el simple vivir
con descuido de estudiante perspicaz...


Comparezcan solemnes
las guitarras de sus madrugadas
en el ir y venir de esos pasos
Y sean por fin muros, penumbras o piedra
Que no han de callar porque han venido
los que arrullaste en tu sonrisa, los que otorgaste,
el niño que esperabas para contar la  historia
que bebiste con la misma esperanza,
y amanecerá ebrio el atardecer como lo concebiste.

31/ enero /2004

Yordanka Pérez Soto

PARÁBOLA

Voy a trazar enigmas con voz de telaraña
y trenzar las caderas hasta los pies,
voy a escapar ahora de esta pesadilla
y escurrirme del polvo y de la oscuridad.
Me alejo como androide de hojalata oxidada
en vuelo cibernético hacia la realidad virtual,
es mi trasbordador el vago recuerdo,
el fallido disparo de tu ausencia,
el corredor vacío y largo (infinitamente largo),
la mesa servida vajilla siglo XV,
la deshecha cortina cubierta de hongo gris,
el fonógrafo que trae a Paganini
en tostadas de música una y otra vez.
Voy a morder silencios de habitación desnuda,
de arremolinada cama extinta de placer.
Voy a seguir viviendo aunque me duerma
en un gran sarcófago junto al buen Ramsés.
Voy a gritar amor aunque el eco no responda,
aunque sea tarde para comprender.



Anaili Chiu Bernia

EN EL RESCOLDO DE LA PROFECÍA

Donde te hallo, entre el labio y la cigüeña,
han hecho la extremaunción de tu nombre.
La gitana azul agita el as de corazones
y revienta el parpadeo en la leyenda.
Lo místico ha impuesto al calendario la fecha:
la alineación ha retornado;
los papiros hablan de un Dios,
del milagro de la profecía;
la revelación es hoy, en el cielo.
Donde me hallas, entre lo estoico y la melantropía,
ondea una bandera para comenzar la misa.
La ira ha despertado en la perfección planetaria,
Orión destella al lanzar una saeta
que enlaza la tríada de predicción efímera.
Allá va un grupo de predicadores,
idólatras despojados ansiosos de palpar tu rastro
y el sacrificio, al centro,
en el epicúreo escalón de las estrellas.


Anaili Chiu Bernia

DE PROFUNDIS

Estréchame hasta caer en tus brazos extenuada,
seca mi vida con un beso delirante,
transfórmame en Venus
moldeando con tus manos cada vuelta de mi cuerpo;
pinta mis cabellos con un pájaro.

Pinta mis cabellos con un pájaro
moldeando con tus manos cada vuelta de mi cuerpo;
transfórmame en Venus,
seca mi vida con un beso delirante,
estréchame hasta caer en tus brazos extenuada.

Estréchame hasta caer en tus brazos extenuada,
seca mi vida con un beso... (se repite hasta el infinito).



Anaili Chiu Bernia

MELODÍAS DE UN “TE QUIERO”

Te quiero, y porque te quiero
es que no debo quererte,
de quererte a no quererte
llego escondiendo con el frío el fuego ardiente.
Te quiero y no he de quererte,
pero aún así: te quiero.
Te quiero, y utópicamente,
sueño que vas a quererme.
Te quiero día y noche,
despierta e insomne te quiero;
te quiero aunque no me quieras;
por fuera y dentro te quiero;
te quiero ateo, católico o santero,
con tus defectos te quiero;
porque eres tú a quien quiero,
tal como eres te quiero.



Anaili Chiu Bernia

POSTERGATE

Las uñas desgarran el telón
y yace de hinojos,
yace y se retuerce poseídamente.
¡Se retuerce y llora, y grita, y clama!
Vuelan las moscas
que se adhieren a la carne caliente,
pugnan los gusanos por salir al exterior
a comer desmesuradamente de su podrido cuerpo.
Esas son sus venas:
¡míralas, como cordones dispersos por el tablado!
Hay sangre por doquier,
las paredes gimen y el suelo tiembla
bañados por el líquido corporal.
Se apagan las luces,
se encienden tenuemente,
caen los paños cual jirones,
el drama comienza:
tras las puertas queda lo otro
y zombie de su interior / el amor florece.



Anaili Chiu Bernia

Más artículos...

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 85 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy490
mod_vvisit_counterAyer1242
mod_vvisit_counterEsta semana490
mod_vvisit_counterEste mes17856
mod_vvisit_counterHasta la fecha1083243

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami