Get Adobe Flash player
Página de Inicio Autopista sur

Sección de literatura de autores del resto de Cuba

TODA LA LUZ DE ABRIL ENTRE TUS OJOS

Edifiqué sobre tu cuerpo
torres levanté desde allí bajo la luz de abril
fue nuestro mes: el más alto premio para mí
que había extraviado los senderos de la dicha
y la encontraba ahora
entre la gente tu cabeza era más bella
que mi más bello sueño
te había buscado a través del asedio de los otros
y te encontré contra mi cuerpo
mi piel se sobrecogió junto a la tuya
pero los espléndidos días se han apagado entre nosotros
la plenitud de un momento está llena de dolorosa sombra
no hablaré ahora de esa plenitud
nunca existieron los lechos los cuerpos desnudos
el vino la música desesperada
Amigo mío        qué difícil olvidar ese gozo
y dejar que se extinga
toda la luz de abril entre tus ojos


Delfín Prats


HUMANIDAD

Hay un lugar llamado humanidad
un bosque húmedo después de la tormenta
donde abandona el sol los ruidosos colores del combate
una fuente un arroyo una mañana abierta desde el pueblo
que va al campo montada en borrico
hay un amor distinto un rostro que nos mira de cerca
pregunta por la época nueva de la siembra
e inventa una estación distinta para el canto
una necesidad de hacer todas las cosas nuevamente
hasta las más sencillas
lavarse en las mañanas mecer al niño cuando llora
o clavetear la caja del abuelo
sonreír cuando alguien nos pregunta
el porqué de la pobreza del verano y sin hablar
marchar al bosque por leña para avivar el fuego
hay un lugar sereno un recobrado y dulce lugar llamado
humanidad


Delfín Prats

POEMAS DE NOCTURNIDADES

PASEO


Sobre el mostrador unos centavos
y el gesto de la dependienta
me devuelve a la realidad.
“Desea algo más, señor”.
Ademanes que no le pertenecen
me hacen reconocer que todo es posible.
Todo puede ocurrir
o simplemente uno míseros centavos
nos denuncian diferentes.
Ha sido tan breve el ademán,
tan forzado, que no me sobrepongo
a la sensación de asistir
a un espectáculo dramáticamente dramatúrgico.
“Dramatizado el gesto –decía Francisco Mir–
no hay función posible”.
Busco el celuloide
y me percato de que sigo siendo
uno de esos personajes de relleno
a quien ven en pantalla 
sin que nadie los descubra,
excepto ellos mismos
por un gesto como este,
así de nocturno.

Leer más...

ABRIRSE LAS CONSTELACIONES

No los reduzcas al espacio
demasiado estrecho de tu verso
(tu árbol es un árbol
alzado en mitad de la sabana
contra la el que se cierne
la apretada soledad de la noche)
No los encierres en tu casa
(tu casa es un refugio
y sólido
pero en su hondura
persistentes resuenan
ecos de pasos y voces ancestrales)
No los reduzcas tampoco a la ciudad
(el verso la casa la ciudad son límites
muros que será preciso violentar
para escapar al aire más vasto de la Isla)
La Isla es el compendio en fin
de tu verso tu casa y tu ciudad
pero no los restrinjas a la Isla
ellos se asomaron mucho más allá
ellos vieron        del otro lado del horizonte
abrirse las constelaciones


Delfín Prats

Palabra del mundo desde Cumanayagua

Dijo un escritor francés las palabras son como pistolas, que si les aprietas el gatillo disparan; en oposición a la actitud de los fascistas alemanes, que disparaban a mansalva contra todo aquel que les oliera a intelectual progresista y comprometido.
Convocado por el XII Festival de Poesía, celebrado en La Habana del 28 de mayo al 2 de junio de este séptimo año del siglo XXI, tuvo lugar en nuestra localidad la velada “Palabra del Mundo”, en que se vieron involucradas 21 naciones y 64 ciudades en representación de todos los continentes del orbe, y 37 ciudades cubanas, la voz poética de esta Isla de poetas. A una misma hora, de manera simultánea, se alzó la voz de la poesía en voz de sus hacedores para reclamo a la justicia, la paz y el amor universales.
Hemos tenido la suerte los cumanayagüenses de estar contemplados dentro de esas 37 ciudades cubanas, y por consiguiente, dentro de ese noble Programa. Por ello, el Departamento de Literatura de la Casa de Cultura “Habarimao”, y creadores miembros de la UNEAC, convocaron a un encuentro intergeneracional con los poetas de la localidad. El público asistente no podía ser mejor: jóvenes y adolescentes con sus uniformes de escolares, integrantes en su totalidad del movimiento de talleres literarios de base, llenaron casi completamente la sala de video de la Casa de Cultura.
Ana Aimeé representó la más reciente hornada con la lectura de su poema “Vida diminuta”; Yannit Pozo, con poesía vigorosa e inquieta, leyó sus poemas en representación de los jóvenes creadores de la Asociación “Hermanos Saíz”; como ave de paso entre él y los inveterados fundadores del primer taller literario de la localidad, Ian Rodríguez leyó su poema “La lluvia”; cerraron este homenaje poético dos pilares de la poética enraizada en este Valle Entrerriano desde los años 70: Pepe Sánchez y Orlando V. Pérez Cabrera.
El XII Festival, dedicado este año a la poesía de África y de las Islas del Caribe, se centrará el año próximo en la poesía de Asia y los pueblos originarios.

Leer más...

El tren de Kafka

Tren a Occidente (Editorial Unicornio, 2007), de Raúl Hernández Pérez (Nueva Paz, La Habana, 1974), poemario ganador del Concurso “Sigifredo Álvarez Conesa”, del sistema de Casas de Cultura, consta de un pórtico y tres vagones, el de los Gestos Humanos, el de las Malas Costumbres y el de la Verdad Absoluta; locomotor con el que simularemos un viaje maldito entre 21 destinos desde San Luis en Santiago de Cuba a la Estación Central en Ciudad de La Habana; singular transporte-metáfora que, supuestamente, iría de lo peor a lo mejor u óptimo, porque va hacia Occidente, símbolo de civilización-superación-bienestar-libertad.
Las cuatro secciones abren con epígrafes de cinco autores cubanos contemporáneos (Víctor Fowler, Roberto Manzano, Ismael González, Mauricio Fernández, Aymara Aymerich); citas que a modo de paratextos (apéndices del texto principal que ayudan en la interpretación y tramontanar de la lectura) nos invitan a complementar el tránsito.
La principal atracción de la estructura de Tren a Occidente se encuentra en que el último verso de cada estación inicia la siguiente, y los últimos de cada vagón anuncian el próximo; lográndose un círculo concéntrico, un gran ritornelo para el leve contar de este inferno en forma de tren: uno donde no hay orden ni regreso ni vendedores en MN; un lugar de observación; que no es de nadie; que no te deja percibir el final de nada y donde el poeta es el único que puede ver en el espejo la imagen de la muerte; ferrocarril donde a pesar de todo el poeta espera reinstaurar su integridad.

Leer más...

Más artículos...

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 101 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy1039
mod_vvisit_counterAyer1140
mod_vvisit_counterEsta semana4477
mod_vvisit_counterEste mes23195
mod_vvisit_counterHasta la fecha1054548

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami