Get Adobe Flash player
Página de Inicio Autopista sur

Sección de literatura de autores del resto de Cuba

GORRIONES

Los acróbatas pequeños
en el patio me alucinan,
cuando revoltosos trinan
para llenarme de sueños.
Parece que son los dueños
de los espacios que escalan,
y mis ojos les regalan,
entre vueltas y más vueltas,
un suicidio de hojas sueltas
que por el viento resbalan.

 

Rogelio Porres Reyes

Rogelio Porres Reyes

Dime pintor si te han hecho
soñar despierto las flores
que irisadas de colores
a mi gusto han satisfecho.
Dime si sobre el helecho
has visto el rocío arder,
y si has tenido que ser
esclavo de los antojos
que te provocan los rojos
tintes del amanecer.

 

Rogelio Porres Reyes

ÚLTIMA ESPERANZA

Amor que llegas tarde
tráeme al menos la paz.

Dulce María Loynaz


Tu amor tardío me deja
cenizas en la mirada
un fuego de roja espada;
la penumbra al recordar.


Amor ingrato que aflora
por los poros de mi llanto
lo disfrazo con el canto
para enterrarlo en el mar.


Copa de rezos perdidos
condenados por un dios
son mis versos, torpes son.


Últimos sueños de un lirio
mensajes de este delirio
son mis versos, torpes son.



Geisy Estela Rojas Díaz

 

ZUNZÚN

Zunzún, jíbaro temblor,
capricho tendido al aire,
galanteas con donaire
de romántico a la flor.
El arte del libador
sus mañas te ha concedido
y prosigues confundido
entre el ave y el insecto,
maravilloso arquitecto
cuando fabricas el nido.

 

Rogelio Porres Reyes

ENTORNO

Nací tan cerca del río
que fue mi canción de cuna,
en las noches que la luna
se infiltraba en el bohío.
En los sables del macío
el viento se desdoblaba
y mamá se desvelaba
porque yo no me dormía.
Eso cuando amanecía
al oído me cantaba.


Rogelio Porres Reyes

FANTASMA

Hay un hombre desnudo en mi cocina
con artes, marabales y donaires.


Un hombre capaz de conocimientos
de besos en el cielo y en el aire.


Con un alma de ninfa o de guitarra
truculento quizás al conquistarme.


Atando mis penumbras y consuelos
al espacio de sonrisa que no bebo.


Hay un hombre feliz, leve del suelo
un hombre diferente, inesperado.


Que ahuyenta mis miedos y mis trampas
cuando anuncia croquetas y silencios.


Hombre de invierno, mío, caracola
quiero tenerte siempre en mi cocina
donde no cabe nadie, ni yo sola.


Geisy Estela Rojas Díaz

Más artículos...

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 31 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy376
mod_vvisit_counterAyer1354
mod_vvisit_counterEsta semana7194
mod_vvisit_counterEste mes20090
mod_vvisit_counterHasta la fecha1120936

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami