Get Adobe Flash player
Página de Inicio Entrerrianos Obra literaria de Reynaldo Fernández Chávez Pablito, el conquistador o la voluntad sobre ruedas (*)

Pablito, el conquistador o la voluntad sobre ruedas (*)


Si me pidieran definir la palabra voluntad, no lo pensaría mucho. Hay hombres que conceptualizan la fuerza del lenguaje. Hay hombres que desafían la vida todos los días con el coraje de un león, sin importarles cuántas frustraciones pudieran abortarles el intento. Hay uno que es la voluntad sobre ruedas, cabalgando como un conquistador por las calles de Cumanayagua. Ese hombre es Pablito; el mismo que a primera vista nos puede inspirar compasión. Él no tiene ni brazos ni piernas, pero no ha sido esto una razón lo suficientemente poderosa como para no ganarle una partida de dominó al fracaso.   Lo vi triunfar en una competencia de baile popular cubano, lanzar una bala pesada a metros de distancia y tocar unas tumbadoras como todo un profesional.
Nació en 1953, sin sus extremidades, paradójicamente en un lugar llamado Nuevo Mundo, muy cerca de otro nombrado El Nicho. Fue el segundo de lo que sería una larga prole de catorce hermanos. Cuando sus padres decidieron mudarse por razones económicas a un lugar mejor, sus abuelos insistieron en quedarse con él. Allí estuvo hasta los siete años sin saber de la existencia del mundo, hasta que visita por primera vez a Cumanayagua. “A mi papá le gustaba la política y mis abuelos veían cierta inestabilidad en eso. Esta fue la razón por la que me quedé con ellos en Nuevo Mundo. Allí no había más familias, por lo que no tenía relaciones con niños de mi edad. Jugaba con los animales, enlazando gallinas, montando a caballo, trepándome en las matas bajitas de guayaba. También jugaba dominó y a la pelota.     Me bañaba en el río y recogía café. Nunca me sobreprotegieron”.

Un habanero llamado Ramón, que por los inicios de los 60 estaba en la zona como miliciano, lo enseñó a leer y a escribir. Cuando en 1962 sus abuelos se establecieron definitivamente en Cumanayagua, y fue a ser matriculado en la escuela René Fraga, la dirección del centro se resistió a admitirlo por su deficiencia física. Se sometió a un examen y entonces lo aceptaron. Comenzó en tercer grado: Mis relaciones eran muy buenas con el resto de los estudiantes. Al principio los maestros me hacían rechazo. Tenía poca atención. Logré que las cosas cambiaran, con mi manera de ser y mis notas en los exámenes. Alcancé hasta 9no grado. Después tenía que becarme en Topes de Collantes y es cuando comienzo como activista juvenil de béisbol. Enseñaba a jugar a niños entre 11 y 14 años. Esta actividad la hice voluntariamente por espacio de veinticinco años.
Su adolescencia y juventud no fueron distintas a las de los demás amigos. Nada le impedía que fuera a las fiestas de quince, a las “descarguitas” los domingos en las tardes o a darse un chapuzón en el río del pueblo o en la playa de Yaguanabo. Tampoco faltaron amores que le tocaran su corazón de hombre apasionado:” Hubo momentos que le tuve miedo a la vida por mi discapacidad. Épocas en que estaba solo en mi casa, sin ninguna compañía, pero entonces llegaba un amigo o un familiar, me tendía la mano y podía seguir. Tenía deseos de salir a algún lugar, de visitar a un familiar o amistad y no podía salir por estar solo. Me he deprimido, pero nunca he pensado en el suicido. Pienso en Dios y mi fe me ayuda también. Mis hermanos me han apoyado mucho... creo que el trabajo, el grupo musical y mi roce social también me han ayudado. Los miedos del principio los fui superando poco a poco y son cosa del pasado”.
Es hombre de trabajo. Ni dobleces ni pretextos lo despeñan hacia el ocio. Su vida laboral comienza en 1988 cuando inauguran el Taller de Discapacitados. Entonces se descubre desde una perspectiva más personal, más determinada a la independencia. Verlo en el taller de una mesa de labor a otra -vasos para granizados, pergas de cartón, sobres de pago- le hace ganar la estima de sus compañeros de trabajo. Después de un curso de seis meses como jefe de brigada, supervisa el trabajo de los demás. No hay descanso: “La voluntad es algo que se tiene adentro y que te ayuda a vivir. Gracias a ella logras vencer temores y problemas. Tienes que fortalecerla con tu propio esfuerzo, aumentarla con tus sacrificios diarios, cotidianos. A veces piensas que todo se acaba, pero la voluntad te permite resolver todo lo malo que te acecha; ella te ayuda a enfrentarte al mundo con valentía. La voluntad es la mayor fuerza para poder luchar por la vida”.
Es un hombre enamorado. Su primer matrimonio duró solo un mes. Después vino otro y otro, con años de relación; ahora ama a Madaimi, con la que lleva tres años. Es su esposa y su amiga. Con ella comparte sueños y sinsabores y se le puede ver a su lado en cualquier lugar de la ciudad o los fines de semana cuando va al Jobero, a Ariza o a los Cocos. A la playa en el sofocante agosto. Los sábados al Club de los danzoneros. Si hay películas de acción, en la sala de video, o al Museo, en algunas de sus tertulias. Va por la Calle Real al sonido de los altoparlantes en las Fiesta de Mayo y es el más alegre de la fiesta. “He podido vivir sin brazos y piernas desde que nací y no ha sido nada fácil. Hay personas que tienen una determinada discapacidad, sin embargo su forma de desarrollarse en la vida es pobre. Los hay que se escudan detrás de su limitación o están en una cama o tirados por un rincón y no hacen por vivir. No luchan por salir al frente. Nací sin mis extremidades y sabía que no tenía otra opción que no fuera luchar con lo que Dios y la naturaleza me habían dado. Lo poquito que tengo he tenido que saberlo utilizar para poder sobrevivir. A pesar de todo me siento feliz porque he logrado cosas que tal vez otros sin ninguna invalidez no lo habrían logrado”.
Es fundador en 1980 de la ACLIFIM en Cumanayagua, de la que fue su primer presidente. Dentro de ella ha ocupado varios cargos y se ha mantenido dentro del ejecutivo durante veinticinco años. Participa en congresos y eventos organizados por la Asociación. Con el lanzamiento de la bala, obtiene consecutivamente primeros lugares en competencias provinciales durante más de 10 años.
En 1988 descubre un nuevo carisma que lo abre con fuerza a la vida: la música. Es cuando se integra a “Ritmos del sur”, única agrupación musical de discapacitados existente en la provincia de Cienfuegos. Con este conjunto ha viajado por toda Cuba. Hace voces, pero las tumbadoras lo seducen como una bella mujer que se deja acariciar: “Un minusválido es una persona que se encierra en sí mismo. No ve más allá de sus ojos. No mira al futuro. No lucha por nada. Se aísla en cosas que le parecen no tener solución, ¡y todo tiene solución! Por eso no me considero un minusválido. Me veo como una persona normal, como todos los demás, a pesar de mi limitación. Soy un discapacitado, eso sí, pero no un minusválido”.
La música lo lleva al baile. Era cosa pasajera, diría más: circunstancial para una noche de fiesta, pero la vivencia le revela nuevas potencialidades, y fue más serio, y vinieron los festivales. Comienza a hacer pareja con Mailén, de Cumanayagua; después, vendría Norma, de Constancia. Ahora es Maidelén, de Cienfuegos. Son un torbellino en la pista; no importa que sea merengue, son o guaguancó. Lo de ellos es disfrutar el momento y regalar la vida. Obtienen primer lugar en el 2001, el 2002 y el 2003 (provincial, zonal y nacional, respectivamente).
El teatro lo sorprendió en la caracterización de Papá Montero, en la puesta en escena de La gran temporada, con la que el grupo obtiene sendos primeros lugares en el 2002 y el 2003: A esas personas encerradas en sí mismas por una discapacidad les digo de corazón que pierdan el complejo; que salgan a la vida y traten de relacionarse con las demás personas, con discapacidad o sin ella. Yo lo he hecho toda mi vida y me sentido feliz. Solo así se logra salir del mundo oscuro en que nos puede atrapar la discapacidad. Salir a la calle, y si no puedes hacer una cosa, puedes hacer otra. Si no puedes hacer un trabajo físico, tal vez lo puedas hacer artístico como cantar, pintar... si dices “dentro de mi casa lo tengo todo”, te estás negando a la vida y en el mundo hay muchas personas que desearían que estuvieras compartiendo con ellas. En mi caso, a todo a lo que me he integrado me ha servido para sentirme persona”.
Pablito siempre tiene una sonrisa al paso, es el típico jaranero cubano, lo que no quiere decir que no sea responsable con todo lo que se comprometa. Eso le ha ganado muchos amigos, pues cree en la fraternidad humana. “La solidaridad es muy importante. Las personas deben ayudarse unas a otras en todos los sentidos. Es lindo compartir con los demás lo poco o lo mucho que uno tiene en la vida. Todo... pensamiento, cosas materiales... Lamentablemente, se ha perdido un poco hoy en día ese espíritu fraterno, hay egoísmo, y aun cuando haya personas que no sean capaces de compartir contigo, hay que demostrarles que no debe ser así y uno no debe dejar de hacerlo por eso”.
Aún sueña, y espera que algún día pueda convertir en realidad algunas quimeras: manejar un auto, tocar guitarra y ser papá. No deja de hablar: el silencio lo deja para la intimidad de la noche cuando medita en su cama acerca de qué le ha aportado el día transcurrido: “Dos cosas centran mi persona y esas son las más importantes, las que me hacen estar vivo: no ser un inútil en la vida y amar y ser amado”.
Allá va un hombre con su optimismo a cuestas, lanzando puñados de vida y soles de esperanza a todos los que encuentra en su camino. Allá va el conquistador sobre ruedas venciendo el mundo. Allá va Pablito y nace la luz.

(*) El presente trabajo obtuvo Primer Premio de Entrevista en el Concurso Nacional “Rubén Martínez Villena” convocado por la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).

Reynaldo Fernández Chávez

 

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 38 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy114
mod_vvisit_counterAyer1072
mod_vvisit_counterEsta semana114
mod_vvisit_counterEste mes25401
mod_vvisit_counterHasta la fecha1090788

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami