Get Adobe Flash player
Página de Inicio Entrerrianos Obra literaria de Yannit Pozo Castillo Nocturnidades o de la risa de Ián

Nocturnidades o de la risa de Ián

No vengo a presentarles un libro de poesía exactamente, vengo a presentarles al silencio, a la noche, a un hombre. Sé que esto puede sonar ampuloso, y demasiado altisonante. Pero no lo digo yo. Me lo ha dictado lo que no se dice en este libro-hombre, es decir, lo que está al otro lado de las palabras. En una de sus páginas —y recordemos que las página son los ojos del hombre— dice: Soy uno más que viene y va / ahoga sus penas en los bares, tolera la música vacía / tropieza con desechos del alma / reencuentra su humildad en la prostituta / en el viejo que blasfema.    Todos somos criaturas de la Vida: el pensamiento más puro / se hace donde ella es menos casta. Y precisamente este es un libro-hombre que ha conseguido su pureza en los ejemplos menos castos de la cotidianeidad. Ejemplos que nacen del júbilo de un restaurador que asevera: Volverán a las calles las estatuas; de las disquisiciones de un atracador segundos antes de arrancarle un bolso a una mujer que le había arrebatado su instante; del pánico de un custodio al olvido, a ser ignorado; de las dudas, las seguridades, la casa de un poeta que nos calma y nos inquieta diciéndonos a cara destemplada: Nada importa si sublimaste la desdicha; del oportunismo de un tatuador que por five dolars rehace la capilla sixtina en las nalgas de una mujer; del remake que es cada noche para el barman; de los pensamientos de un carcelero indefenso que nos confiesa: Soy uno que cuando la noche habla, anoto. Este es un libro-hombre, un hombre-libro que cae sobre el lector con el afecto con que un verdugo acaricia el cuello que luego decapitará.

Amigos aquí congregados, si ustedes no quieren amar y espantarse con la noche, si no quieren escuchar la inabarcable voz de las estatuas, personaje protagónico de estas Nocturnidades; si no quieren empezar a sospechar de los parques, de la trascendencia de ciertas prostitutas catedráticas de la belleza, entonces, no se vayan a su casas con este libro-hombre: es una precaución de personas medianamente inteligentes. Pueden quedar perturbados un buen tiempo. Y: la vida es menos que un buen tiempo. Pero si no toleran la mediocridad, si desean descubrir qué hay dentro de ese estómago inmenso que es la noche, los insto a llevarse a sus hogares estas Nocturnidades. Sépase, pues, que este es un libro que se puede leer en menos de una hora, pero te perturba más de una vida. Ian lo sabe, y ríe sin poder contenerse.   
Muchas gracias.

 


Nota: El presente texto fue leído por el autor en la presentación del poemario Nocturnidades (Casa Editorial Abril, 2007) -Premio “Calendario”, 2005- en la peña La rana sorda, el día 2 de marzo del 2007, durante la Feria Internacional del Libro en Cumanayagua.


Yannit Pozo Castillo

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 95 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy1074
mod_vvisit_counterAyer1229
mod_vvisit_counterEsta semana2303
mod_vvisit_counterEste mes19669
mod_vvisit_counterHasta la fecha1085056

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami