Get Adobe Flash player
Página de Inicio Autopista sur Obra literaria de Luis E. Ramírez Cabrera

CONEJO

Por Luis E. Ramírez Cabrera

 

Conejo no era Conejo solamente por sus dos grandes dientes como los del roedor a quien debía su mote, ni por sus prolongadas orejas, sino que ganó el apodo, además, porque a toda hora y a

Leer más...

La puerta

Mateo recostó su corpachón sobre la hierba húmeda. Arriba estaba el cielo cubierto de estrellas, miles de vibrantes puntos fulgurando quién sabe a qué distancia. Como siempre que debía esperar su pensamiento comenzó a divagar: ¿tendría puerta el cielo?, se preguntó, para enseguida reflexionar que sí, que debía tener una puerta para dejar pasar a todas las criaturas que murieran. ¿Sería grande?, pensó, para de inmediato afirmarse que sí, que la entrada al Reino de los Cielos debía ser lo suficientemente amplia puesto que la población del planeta era ya inmensamente numerosa, tanta como para que cada minuto fuesen miles las almas que abandonaban sus cuerpos. La interrogante siguiente fue respecto a cómo sería esa puerta, si como todas con dos grandes piezas de madera labrada y un aldabón de bronce para que los difuntos llamaran a ella, o una simple abertura.     Desechó la primera idea, pues resultaría sumamente trabajoso para quien estuviese encargado de atender a la clientela, el continuo golpear del aldabón. De otra parte no habría bisagras, por divinas que fueran, que resistieran tanto abre y cierra y, además, se podría formar una buena fila de personas esperando sus turnos y eso podría irritar a los pobres espíritus recién desencarnados. Sí, porque las filas –las había dejado de llamar colas desde que escuchó a un turista español nombrarlas de esta forma- siempre irritaban, ya fuera la muy sencilla para tomar un café aguado por un precio que en nada se correspondía con la calidad y cantidad del producto, la también bastante ágil para comprar el pan nuestro de cada día y cada día más falto de sal y grasa y consistencia, o aquellas más peliagudas para comprar el pollo nuestro de cada mes, o la cerveza dispensada -¿qué dispensa sería esa que le otorgaron?-, los cigarrillos de la cuota o, en fin, las mil y una cosas para las que hay que hacer fila (cola).

Leer más...

Creencias afrocubanas: ¿religión o folclor?

Por Luis E. Ramírez

Para algunas personas las prácticas religiosas de origen africano existen  tes en Cuba no constituyen una religión en sí mismas, sino una simple manifestación de folclor. En esta

Leer más...

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 61 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy1354
mod_vvisit_counterAyer1567
mod_vvisit_counterEsta semana1354
mod_vvisit_counterEste mes24272
mod_vvisit_counterHasta la fecha1160755

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami