Get Adobe Flash player
Página de Inicio Autopista sur Obra literaria de Geisy Estela Rojas Díaz

Oreja en el espejo

Por Geisy E. Rojas

El oro se torna espanto
preso por un girasol
se desmaya el tornasol
ante lo sordo del llanto.

Leer más...

FANTASMA

Hay un hombre desnudo en mi cocina
con artes, marabales y donaires.


Un hombre capaz de conocimientos
de besos en el cielo y en el aire.


Con un alma de ninfa o de guitarra
truculento quizás al conquistarme.


Atando mis penumbras y consuelos
al espacio de sonrisa que no bebo.


Hay un hombre feliz, leve del suelo
un hombre diferente, inesperado.


Que ahuyenta mis miedos y mis trampas
cuando anuncia croquetas y silencios.


Hombre de invierno, mío, caracola
quiero tenerte siempre en mi cocina
donde no cabe nadie, ni yo sola.


Geisy Estela Rojas Díaz

RONDA DE LA NIÑA AUSENTE

Dame la mano…
Lucila Godoy


Tú que arropas mi verso
con ansiedad.
Y en tus manos de algas
mi soledad.


¿De dónde vienes, hija?
Nueva ilusión.
“Mariposilla oculta”
en mi corazón


Con pistilos de adelfas
y flor de mar
corales de alegría
voy a pintar.

Leer más...

ÚLTIMA ESPERANZA

Amor que llegas tarde
tráeme al menos la paz.

Dulce María Loynaz


Tu amor tardío me deja
cenizas en la mirada
un fuego de roja espada;
la penumbra al recordar.


Amor ingrato que aflora
por los poros de mi llanto
lo disfrazo con el canto
para enterrarlo en el mar.


Copa de rezos perdidos
condenados por un dios
son mis versos, torpes son.


Últimos sueños de un lirio
mensajes de este delirio
son mis versos, torpes son.



Geisy Estela Rojas Díaz

 

ECOS DE SOLEDAD

¿Para qué pensar?
si después de este momento
no habrá ni terremotos, ni grandes instantes,
el flash no muestra una tierra transparente.
Después del momento en que intento decir
no estamos solos o es silencio el mejor amigo de los peces.
Con el viento marcado por el eco,
que repite al náufrago:
No debemos pensar, no debemos pensar.
Ni presente, ni pasado, solo un hombre pidiendo pan en solitario
u otro hombre ardiendo remolinos frente al mar
a las dudas, a la soledad de los portales,
un mundo sin gorriones con bombas esperando
para detonar después de cada paso.
Este no es el instante en que Aracné se trasforma en su tela,
¿para qué pensar?
El padre extiende una medida a la hija paridora de instantes
pero jamás el beso en el crepúsculo.

 

Geisy Estela Rojas Díaz

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 72 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy470
mod_vvisit_counterAyer1242
mod_vvisit_counterEsta semana470
mod_vvisit_counterEste mes17836
mod_vvisit_counterHasta la fecha1083223

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami