Get Adobe Flash player
Página de Inicio Autopista sur Obra literaria de Jorge Luis Lanza Caride Un cine apocalíptico en el contexto cubano

Un cine apocalíptico en el contexto cubano

Cualquier crítico de cine, por muy versado que sea en el ejercicio del criterio es un espectador en potencia, y aunque sus criterios sobre cine asuman cierto distanciamiento con respecto al gusto del público medio, este no puede despojarse totalmente del estado de ánimo colectivo.

No puede resistir a su influjo, ni dejar de estremecerse desde la complicidad de la luneta, y desde su soledad percibir una sensación de desasosiego ante los filmes cubanos más recientes.
Si un filme ilustra ese espíritu de supervivencia en la sociedad cubana es Juan de los muertos (2011), del joven realizador Alejandro Brugues, galardonada con el premio de la popularidad en el pasado Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.
Ante esta cinta experimento no sólo esa especie de desasosiego o angustia colectiva, sino un sentimiento más aterrador aún, cierta desesperanza, algo lamentable luego de  décadas de espera del anhelado amanecer para mi añorada Cuba, y es que la espera ha sido en las últimas  décadas el signo principal de una nación que intenta sobrevivir sin renunciar a un proyecto social que ha defendido por más de cinco décadas de estoica resistencia.
De cierta manera Juan de los muertos es un filme que se inserta dentro de ese llamado cine apocalíptico que hemos visto emerger en los últimos años, alcanzando en nuestro contexto particularidades que la distinguen de otras cinematografías y escenarios sociales.
Juan de los muertos dialoga con lo más representativo del cine de género, me refiero a la extensa tradición del cine norteamericano de terror Clase B, devenida metáfora que refleja ese espíritu apocalíptico a la cual he hecho referencia.
Como exponente de la comedia no aporta ningún elemento novedoso a un género bastante cultivado dentro del panorama fílmico cubano, moviéndose entre el morbo y el choteo burdo y facilista.
Juan de los muertos deviene una irracional alegoría sobre nuestras miserias, desde la filosofía de la supervivencia, pasando por el pragmatismo más mezquino hasta expresar el deterioro moral que sufre nuestra sociedad debido al impacto desfavorable de la crisis valores que experimenta el hombre en la actualidad.
Con Juan de los muertos su realizador nos entrega una imagen apocalíptica pero manipulada sobre la realidad cubana actual, imbricada con tintes de cine catastrofista, metáfora que alerta sobre las múltiples amenazas que se ciernen sobre nuestro proyecto social de la manera más hilarante posible, lo cual explica que sus pretensiones vayan más allá de ser una cinta sobre zombis en La Habana actual.
El personaje de Juan podemos concebirlo como una simbiosis del buscavidas cubano, una especie de antihéroe que aporta aires de renovación a la vasta representación sobre tan polémico individuo, al cual ha recurrido el cine cubano en más de una ocasión, desde ese pícaro que nos entregara Julio García Espinosa en su inolvidable homenaje a Samuel Feijóo con Las aventuras de Juan Quin Quin (1967), magistralmente interpretado por Julio Martínez; el sirviente de Las doce sillas (1962), de Tomás Gutiérrez Alea, encarnado por Reinaldo Miravalles en una actuación que será recordada por siempre entre el público cubano, hasta el personaje interpretado por Carlos Montezuma en Los sobrevivientes (1978), también de Tomás Gutiérrez Alea. 
Desde esta perspectiva coincido con lo expuesto por el colega Rolando Leyva Caballero cuando expresó: “Ver en Juan de los Muertos una comedia sin implicaciones sociales posibles también puede ser un error tremendo. La cinta funciona como un mecanismo de retroalimentación que intenta vender a priori la idea de la utilidad inmediata de una revisión exhaustiva de las estructuras sociales, abocadas a su derrumbe si no se implementan los cambios necesarios para la preservación del sistema.”
Tampoco podemos ver Juan de los Muertos como un filme totalmente pesimista. Si  así fuera tampoco hubiese funcionando para el espectador cubano actual, tan lacerado por las representaciones derrotistas sobre su sociedad, dado que su realizador ofrece una solución optimista aunque un poco ingenua para estos tiempos, al mostrarnos cómo  Juan decide quedarse en la Isla en lugar de escapar como los otros.
De una manera u otra, la secuencia final de este filme alude a la necesidad de encontrar la solución a nuestros problemas entre nosotros mismos. Resulta irónico que sea precisamente Juan, un arquetípico antihéroe quien decida quedarse en la Cuba para enfrentar a los zombis cuando el resto de sus amigos habían decidido marcharse al no encontrar otra manera de cambiar su realidad, suspicaz metáfora que nos invita a reflexionar sobre el eterno dilema que implica la elección ante situaciones límites.
Indagar y escudriñar en esas zonas oscuras de nuestra sociedad deviene el rasgo visible que caracteriza el discurso cinematográfico cubano actual, sujeto a las más diversas e impostergables renovaciones. Resulta perceptible entre nuestros realizadores ese afán por encontrar las mas diversas formulas narrativas tan necesarias para nuestro cine.

Leyva Caballero, Rolando. Fábula, Marina y los muertos vivientes, revista Viña joven, No. 44, enero- abril del 2012, pp. 36-37 

(N. del A.): Este texto forma parte de un articulo inédito que lleva por titulo Hacia dónde va el cine cubano, en el cual realizó un análisis de algunos de sus títulos más notables producidos en los últimos años, como Juan de los muertos, Verde verde, La guarida del topo, Chamaco, entre otras.

Jorge L. Lanza

 

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 84 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy82
mod_vvisit_counterAyer1072
mod_vvisit_counterEsta semana82
mod_vvisit_counterEste mes25369
mod_vvisit_counterHasta la fecha1090756

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami