Get Adobe Flash player
Página de Inicio Alas de colibrí Obra Literaria de Luisa Macías Chiong En Cumanayagua, un escambradeño Segundo Coloquio de Literatura para Niños

En Cumanayagua, un escambradeño Segundo Coloquio de Literatura para Niños

El arribo al Jobero -comunidad teatral enclavada en las estribaciones del Escambray o Guamuhaya Cienfueguero y cuartel general de Teatro de los Elementos- obró en todos el milagro de la compenetración plena con la naturaleza,

el ya inolvidable día 30 del pasado mes de septiembre del año en curso, en que un grupo de niños y adultos con la vocación de escritores metida entre  cuerpo y alma, arribaron allí, confabulados para disertar ambiciosamente sobre “el rumbo actual de la literatura infantil en la provincia de Cienfuegos, en el resto la Nación y el mundo entero”. De esa manera, se descorrieron las cortinas del Segundo coloquio sobre literatura infantil organizado por el Comité UNEAC del municipio de Cumanayagua, con el auspicio y la colaboración de la UNEAC provincial, la Casa de Cultura Habarimao, la Revista Cultural Calle B, la siempre amiga Soledad Cruz…, entre otras instituciones y personas.

 

Transcurrió el evento de manera sencilla pero fluida, sin artilugios, bajo la atinada conducción del escritor Orlando V. Pérez Cabrera, Editor de la Revista Cultural Calle B. No se emplearon equipos de audio ni efectos musicales, y no se necesitaron, pues el ranchón del Jobero, insertado en medio de un silencio natural solo invadido por el melodioso trinar de las aves, fue escenario ideal. Los participantes, sentados en semicírculo, y los disertantes en el centro. El húmedo frescor invitaba a la permanencia.
¿Para qué niños estamos escribiendo?, fue la indagación que dio pie a la primera y polémica disertación de la mañana, a cargo de Ana Teresa Guillemí, metodóloga de literatura del Centro Provincial de Casas de Cultura de Cienfuegos, y ella misma prolífera escritora de hermosos poemas para niños. Los presentes vertieron las más variadas y controversiales opiniones a lo largo del panel sobre el tema en cuestión; no faltaron los criterios y valoraciones sobre cómo actualmente abordan algunos autores contenidos hasta hace un  tiempo tabúes en lo que se escribe para estas edades, y hubo quienes se preguntaron si la literatura infanto-juvenil contemporánea está en declive, estática o goza de un momento climático en la actualidad. Un elemento importante que matizó el debate fue el de contar con la certera intervención de los niños en cuanto a gustos literarios, temas y métodos de creación utilizado por ellos.
Christian Medina Negrín, actor y autor de textos clasificados como de obligada referencia dentro de la literatura para niños, puso a pensar al público con su intervención sobre libretos y guiones que constituyen adaptaciones de textos (cuentos clásicos y modernos, poesías, etc.) para el teatro, la televisión o el cine. El disertante hizo hincapié en cómo muchas veces no se respeta para nada la idea original, y quien se somete a realizar adaptaciones se aleja de las ideas que el escritor pretendió hacer llegar a sus lectores. En su opinión, y partiendo de su experiencia como actor y adaptador, se crea entonces una contradicción en el niño- lector: “Me gusta más el libro o prefiero disfrutar la historia mediante las imágenes visuales que reproducen la acción dramática”. De manera que se convergió en el concepto de que esa zona de la creación para niños debe trabajarse con más seriedad y respeto, porque a veces las adaptaciones se colocan por debajo de la obra original. “Una adaptación es también un acto de recreación y creación”, concluyó Cristian.
La sección “Alas de colibrí” de la Revista digital Calle B dedicada a la literatura infanto-juvenil, tuvo también su espacio en este evento cuando fue presentada por su editor Orlando Víctor Pérez Cabrera. La sección ha sido espacio permanente para la publicación y consiguiente promoción denumerosos y variados textos  de escritores cienfuegueros, tanto autores establecidos comoniños y adolescentes miembros de los talleres literarios infantiles del territorio. La sección, remarcó Orlando, ha servido para darle inmediata salida publicitaria a los textos ganadores de diferentes eventos dentro del territorio, y concluyó instando a los presentes a enviar sus colaboraciones a esta sección.
Infantes cumanayagüenses que fueron premiados en el pasado Encuentro provincial de niños escritores fueron invitados a participar en este evento.Allí se unieron a los adultos en una ronda de lectura titulada“Todas las manos todas”.María Fernanda, Lorena de la Caridad, Antonio de Jesús(niño repentista), Mariángel, Lilian Rebeca y Marcos hicieron disfrutar a los presentes con sus poesías y cuentos. El auditorio los volvió a premiar, pero esta vez con aplausos y frases de elogio, para luego regalarles el fruto de su imaginación, es decir, lo que escriben para ellos.
Orlando Víctor y José Ramón Calatayud fueron portadores de conceptos que se han convertido en constantes dentro de las reflexiones de Soledad Cruz y Nelson Simón, con quienes han podido sostener esclarecedores diálogos al respecto. La primera sostiene, sobre la base de sus experiencias dentro de la sección que atiende la literatura para niños de la UNEAC Nacional, de que los infantes desconocen las obras de los más actuales creadores del género dentro de la Nación, y que ello en buena medida se debe a fisuras dentro del sistema de distribución y promoción respecto a los títulos más actuales, cuestión esta que se debe reformular. “Los niños cubanos actualmente no pasan de los cuentos del libro Había una vez”, dijo Orlando, haciéndose eco de un concepto de esta destacada autora. En tanto Nelson insiste en que los escritores cubanos deben modificar su estilo, evitando la retórica y los regodeos poéticos, sobre todo en las narraciones, puesto que en el resto de los países de habla hispana se prefiere contar acciones interesantes. Ambas ideas generaron un profundo debate.
La tarde cerró lindamente con narraciones orales dramatizadas de cuentos infantiles: Yaneisy Román, actriz del Grupo de Teatro de Los Elementos, y el actor y también escritor Miguel Pérez deleitaron a todos con sus formas muy originales de contar.
Para cerrar este Segundo Coloquio, el actor y escritor Rafael González Muñoz disertó sobre su libro Por el terraplén. Acto seguido,  Miguel Pérez y él realizaron una lectura dramatizada de algunos pasajes de esta obra.
El temor a una temprana e inminente lluvia hizo que los organizadores alentaran sobre la necesidad de apurar el regreso, claro, en contra de los presentes, quienes no querían alejarse del tranquilo y bucólico paisaje. Todos los niños todos, y algunos adultos poseídos de su gracia, no desaprovecharon el frescor de un arroyuelo que sinuoso baña el entorno, para darse un refrescante chapuzón de despedida. En el diálogo que se produjo como sobremesa del apetitoso almuerzo, la mayoría de los presentes expresaron su agradecimiento a los auspiciadores del evento por el saldo positivo y lo fructífero de los temas tratados, a la vez que se puso en evidencia el deseo de repetir este tipo de encuentro con más asiduidad y alcance territorial, porque rompe con la inercia de talleres y encuentros que en ocasiones se vuelven monótonos e improductivos.

Luisa Macías

 

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 129 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy482
mod_vvisit_counterAyer1242
mod_vvisit_counterEsta semana482
mod_vvisit_counterEste mes17848
mod_vvisit_counterHasta la fecha1083234

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami