Anuncio de una partida

Por Robert W. Fuentes

La tragedia sobrevive
hasta el final de la página,
con la memoria escondida
que se eleva donde el alma;
donde la mano, no es mano,
no brota más de su página.

Se resume mi universo
a una llovizna que agravia,
desvaneciendo en el aire
las gotas de la esperanza.
Y queda el vacío inútil,
tus desprecios, mis plegarias…


Este poema obtuvo Premio compartido en el Encuentro-Debate Nacional de Talleres Literarios Infantiles, Ciego de Ávila, 2008.