Rosa incontaminada

Por Gustavo Pereira

Basura basura hasta cuándo la basura
Nos ha caído del cielo nos ha empapado hasta el alma
Los goces de la tierra reventaron a un coro
ante la sacrosanta pestilencia
¿Seremos tan solo el pañuelo que se agita ínfimo
entre la mano amiga que nos despide?

La desgraciada eternidad no va a remediarnos nada
La verdadera guerra del tiempo anda suelta

Basura basura el cielo vomita enloquecido
Todos mis papeles yacen vacíos
vueltos basura

De qué va a servirnos reventar
si esto no es más que basura
y una rosa blanca
incontaminada
sobre ella.


Los cuatro horizontes del cielo

II

Roto escolero del mundo empinado desde nuestra sangre
poco hemos hecho
Calle vacía que recoge nuestros pasos
poco hemos hecho
Páncreas desnudo metido hasta el alma
poco hemos hecho
Ojo triste de nuestro interior
poco hemos hecho
Temblor que parte la última ola en huesos
poco hemos hecho
Oh marea sin destino en mi echada
Oh pedazos inmisericordes como flores que flotan
poco hemos hecho…


XXVI

Hay un tiempo de echarse a pensar y un tiempo de arder
y días de caer rendidos bajo techo
Un tiempo de amar
hasta el fondo
y días de herrumbre inmersos en nuestras cosas
Hay un tiempo de tender la mano y un tiempo de golpear
y un recuerdo que naufraga en nosotros y un rostro que
acaso hemos visto o no.


La estupidez de escribir poemas

Qué estupidez escribir un poema cuando todo nos deja
sus rabias frías en cada hueso
y la dura
realidad nos golpea
Qué estupidez tan grande cuando
hay techos adentro que no saben
de estrellas ni de rosas
y sí de vinagre cruel de llaga viva de
golpes y cortada
Qué estupidez mayor hacer
poemas contra el perfecto organismo que puede disponer el
zapato y el traje
y la débil corteza de la piel
Qué tontería más honda este fantasma
recobrado a despecho de las calles
y los tiempos oscuros!

De la Antología poética Sobre salvaje. (Editorial Casa de las Américas, 2017).