¡Oh, mi abuelo!

Por Mailin García

Mi abuelo no tiene pelo,
ya le queda un solo diente
le está fallando la mente
y tiene pasaje al cielo.
Puedo forrar otro abuelo
si le estirara la piel.
Pero en sus besos hay miel
que me hacen sentir querida.
Por eso yo doy mi vida
porque no me falte él.