Get Adobe Flash player
Página de Inicio Pretextos Obra literaria de Eduardo Emilio Delgado Arteaga Cómo se mueve la economía familiar en Cuba

Cómo se mueve la economía familiar en Cuba

Por Eduardo E. Delgado

La conceptualización que desarrolló Engels sobre  el papel de la familia en la historia en la obra El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado no deja lugar a dudas,  como  tampoco la puede haber cuando afirmamos que para desempeñar sus funciones, en las condiciones de esta  época, necesita estar sustentada por  una economía familiar que les permita satisfacer sus necesidades básicas, entre las que se destaca la alimentación por lo primario que resulta en la conservación de la vida, y  un importante  elemento en su calidad.
Al encaminarme al estudio del  comportamiento de la economía familiar  en su relación con la economía cubana, estoy consciente de adentrarme en un tema que ocupa la atención de la  cotidianidad de la vida de los cubanos.
Para el estudio realizado se empleó el método de observación participante mediante la propia vivencia del autor, quien  mantuvo  el control del  comportamiento de los gastos en que incurría su, propia, familia diariamente, realizando las anotaciones correspondiente donde se reflejaba los tipos de gastos y la cifra en dinero en cada caso durante el período comprendido del mes de julio del 2008 hasta el mes de julio del 2010. Por otro lado, a través de la observación en los diferentes espacios de la comunidad, dígase bodegas, mercados estatales y  mercaditos no estatales, del municipio de Cumanayagua en la provincia de Cienfuegos, se siguió el comportamiento de los precios, así como las opiniones de la población al respecto.
La familia estudiada la integran tres personas: dos adultos (hombre y mujer) y un joven. Él  se encontraba iniciando el quinto año de su carrera universitaria al comenzar el  estudio; mientras el componente femenino de esta,  contaba con la   calificación de  técnico medio y también se hallaba concluyendo estudios superiores en Tecnología de la Salud, a su vez en  ese momento salía hacia la República Bolivariana de Venezuela como colaboradora, donde permanecería los tres años de la investigación; aunque en tres ocasiones, durante un mes, por concepto de vacaciones, durante  este período estuvo presente en el seno de la  familia. El  jefe del núcleo familiar es graduado universitario desde hace varios años y se encontraba trabajando. Todos los ingresos de la familia provenían del sector estatal de la economía.
El promedio de ingreso de la familia fue de $ 346.00 per cápita en el primer año; $ 367.00, en el segundo,  y en el tercero  $432. 00. A  esto hay que agregar que la familia, en los dos primeros años, recibió ingresos adicionales de 50 pesos convertibles  mensuales y 100 en el tercer año  por tener uno de sus miembros como  colaborador en exterior.
De acuerdo a los estudios  realizados de espacio, territorio y desigualdades en Cuba por Íñiguez y Pérez (1999) quienes en el proceso de análisis  para cubrir los intereses de los objetivos del estudio se basaron en aproximaciones sucesivas mediante agregaciones de las familias estudiadas bajo diferentes criterios, quedando clasificadas por estratos (I, II, III, y IV) los que se correspondían con determinados per capitas de ingreso:

Estrato I:  per cápita superior a  928 pesos
Estrato II:   per cápita mensual entre 535 y 884 pesos
Estrato III:  per cápita mensual entre 286 y 525 pesos
Estrato IV: per cápita mensual inferior a 214 pesos

Si bien los per cápitas escogidos  corresponden a varios años  transcurridos, considero que no distan muchos de los actuales teniendo en cuenta que los movimientos salariales de estos años han sido limitados, de ahí que la familia objeto de estudio en el presente trabajo la ubicaríamos de acuerdo a esa clasificación en el estrato III si sólo tuviéramos en cuenta los ingresos provenientes de la actividad laboral, propiamente dicha,  de sus miembros, pero si, además, consideramos el ingreso por la ayuda económica entonces lo correcto es ubicarla en el estrato II en el período comprendido de los dos primeros años y en el estrato I el último año.
La familia  que nos ocupa  tiene entre sus característica la austeridad,  y los hábitos en el consumo de alimentos los que  se  semejan  con lo que se conoce como una alimentación sana, con proporciones adecuadas en el volumen, consumo de frutas y vegetales, por lo que en el período que se evalúa los consumo de alimentos  en el desayuno, almuerzos, comidas  y las mayorías de las  meriendas   fueron efectuados en el marco de la propia familia, con alimentos elaborados en el hogar. Las meriendas  en la calle fueron con productos de la gastronomía popular, por lo general,  sin excesos es decir de manera moderada y los gastos por este concepto se registraron  en los totales. Tampoco se incluyó en los alimentos el gasto en cervezas y vino, lo que  es de consumo, por la familia, en determinadas ocasiones como lo son  cumpleaños, y los otros días festivos que  celebran los cubanos en general.
Los gastos totales y  los asumidos en la adquisición de alimentos no tuvieron un comportamiento homogéneo por meses, ni entre  los años; generalmente los mayores gastos ocurrieron en las festividades de fin de año y en los meses que correspondieron con las vacaciones del miembro de la familia que se encontraba como colaboradora. Los destinados a los alimentos, oscilaron entre 38.74 % y un 53.06% de los gastos totales durante el período evaluado. Estas cifras demuestran que la familia tuvo  que dedicar una parte apreciable de los ingresos a la compra de alimentos en los mercados  de productos liberados ya que los gastos de los alimentos adquiridos con la libreta de abastecimiento no fueron registrados en los gastos de alimentos, sino directamente como gastos totales.
Para ofrecer un seguimiento al comportamiento de los precios se tomó como referente la carne de cerdo,  la que en el 2008 el precio  de la libra de  bistec se vendía en 25 pesos, después, entre el 2009 al 2011 osciló entre 27 y 30 pesos, mientras entre 2013 al 2015 se elevó a 35 pesos. Situación parecida se presenta en las viandas y hortalizas. En el caso de esta última, generalmente, la venta se realiza en maso, el cual tenía un precio de 2 pesos, durante el registro de los gastos en la familia y en estos momentos hoy se vende a 3 pesos, prácticamente, todas las variedades.
Las observaciones  anteriormente referidas en el período en que se efectuó el estudio en el ámbito familiar y en el seguimiento posterior, constata que los precios de los alimentos, en el mercado de oferta y demanda, han tenido una tendencia alcista, lo cual se  combina con el incremento de precio en la gastronomía y el de otras ramas de la economía.
Los productos y servicios  gastronómicos exhiben precios, sobre todo, en los  puntos de ventas o establecimiento  no estatales, de producciones estatales como son: refrescos maltas, cervezas y otros, que se podían adquirirse en los mercaditos estatales con mayor regularidad, antes de la proliferación de esos mercados, a menor precio, aunque, ciertamente,  no dejaban de ser altos para una economía familiar media, cuyos ingresos se han mantenido bajos en todos estos años.
Lo mismo sucede con el transporte, donde los propietarios particulares,    elevaron, de súbito, el precio del pasaje al doble; como sucedió con los camiones  dedicados al transporte de pasajeros  el año 2014, y que han mantenido desde entonces.
De lo antes expuesto podría inferirse que  para no pocas familias se le ha hecho más difícil disponer de los recursos financieros que les permita tener acceso a los alimentos que requieren y  mantener un nivel de calidad de vida aceptable.
Es bien conocida la situación  que ha presentado la economía cubana en estos últimos 25 años, a consecuencia del llamado derrumbe del socialismo en la URSS y los demás países socialistas europeos, el incremento del bloqueo impuesto por los Estados Unidos, la crisis económica mundial y las propias insuficiencias del país en el manejo de la economía declaradas en los Congresos del Partido Comunista de Cuba.
De lo   mencionado  se deriva un  deterioro de la calidad de vida de las familias de menor  ingreso y en mayor proporción en las familias más vulnerables las que  por disímiles situaciones tales como: tener enfermos, ancianos, minusválidos impedidos del trabajo y que no pocos requieren de atención permanente, niños y adolescentes y jóvenes que se encuentra estudiando  o sin empleo, y que por tanto  dependen de la manutención de sus padres.
Son coincidentes con el resultado de este estudio  lo obtenido por Iñiguez y Pérez (1999) quienes plantean que “como reflejo de las distancias económicas se aprecian diferencias en los indicadores de consumo familiar, especialmente en el contenido y variedad de la alimentación (almuerzo y comida), más favorable en los estratos de más altas entradas.
Los análisis derivados de los resultados del estudio realizado no conllevan a un cuestionamiento de la política de la justicia social con que ha actuado la Revolución en toda su historia, ni tampoco hacer críticas apresuradas a la aplicación de las medidas económicas en el marco de la actualización del modelo económico, no obstante considero que puede darnos una idea de  la complejidad en que se desenvuelve nuestra economía y los puntos de alerta que se suscitan, y deben tenerse en cuenta por los factores  que en todos los ámbito de la sociedad tienen un rol en la salvaguarda de la equidad social.

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 125 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy385
mod_vvisit_counterAyer1242
mod_vvisit_counterEsta semana385
mod_vvisit_counterEste mes17751
mod_vvisit_counterHasta la fecha1083138

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami