Get Adobe Flash player
Página de Inicio Pretextos Obra literaria de Omar Águila Acciones socioculturales para una eficaz educación ambiental

Acciones socioculturales para una eficaz educación ambiental

Por Omar Águila

La evolución de la sociedad, impulsada por el desarrollo de las fuerzas productivas, fue asumida por los diferentes grupos humanos de acuerdo a su condición de poseer o no los medios de producción:

esto determinó sus patrones de comportamiento, sus valores, sus formas de organizarse socialmente, su concepción del mundo, en fin, su cultura, el impacto sobre la naturaleza y su educación. (Dueñas Rodríguez, 2012)
El individuo como componente básico de la sociedad, tiene un papel fundamental en la creación de una cultura ambiental y en el arraigo de una ética personal de consumir sólo lo necesario, no contaminar el medio, cuidar su entorno, participar del proceso de creación sustentables de riquezas para el colectivo y con su ejemplo trasmitir experiencias positivas. En este interés constituyen actores sociales y juegan un papel importante en el tránsito hacia el desarrollo sostenible, la familia; la escuela; las universidades; la comunidad: organizaciones políticas, de masas, empresas de producción, servicios, organizaciones no gubernamentales y los medios masivos de comunicación. (Dueñas Rodríguez, 2012)
La Dra. Rosa Elena Simeón (1998) señaló “uno de los principales problemas ambientales en Cuba es que no hemos sido capaces de preparar a los ciudadanos para mantener conductas cotidianas de preservación del entorno donde viven. Reforzar la cultura ambientalista, por sí sola, debe conllevar a reducir los problemas”
El desarrollo de la cultura ambiental constituye un fuerte instrumento para contribuir a los cambios en la concepción del hombre sobre sí y de su lugar en el mundo respecto a la naturaleza, y que esto es posible lograrlo a través de la educación, la cual se debe desarrollar en diferentes contextos entre los que se encuentran las escuelas y las comunidades.
La educación ambiental es, ante todo, educación para la acción, actúa ampliando los conocimientos y conciencia acerca de los impactos de la actividad humana sobre el medio, y ello implica como objetivo último mejorar las competencias para contribuir a la solución de los problemas en la relación del hombre con el medio.
En Cuba se define la educación ambiental como: “… un proceso continuo y permanente que constituye una dimensión de la educación integral, orientada a que en el proceso de construcción y producción de conocimientos, de desarrollo de hábitos, habilidades, y actitudes, así como en la formación de valores, se armonicen las relaciones entre los seres humanos, y de ellos con el resto de la sociedad y la naturaleza para propiciar la orientación de los procesos económicos, sociales y culturales hacia el desarrollo sostenible» (CITMA, 1997).
Sin embargo, los problemas que afectan el medio ambiente son cada vez más graves y causan preocupación a toda la humanidad por lo que es necesario adoptar enfoques, estrategias, acciones, medidas e iniciativas inmediatas tanto nacionales como internacionales dirigidas a su solución. Es por ello, que el medio ambiente es necesario percibirlo como el objeto, fundamentalmente físico, hacia el cual se dirige la actividad humana la cual está contenida en forma de relación social particular cuya distinción, a diferencia de otras relaciones, se manifiesta a través de un vínculo más inmediato con el medio físico. En este sentido el hombre como ser activo, transformador y creativo debe actuar de modo científico, planificado y armónico sobre el medio. Este punto de vista presupone considerar al entorno, tanto urbano como rural, no solo como objeto de dominio, de posesión, sino como lugar de partida para la creación y como premisa de libertad. De ahí que haya que tener en cuenta lo que la Sociología cultural expone al entender que la cultura participa en la reproducción de las relaciones sociales, con acciones discursivas pues los contextos de estudio, estratificación, dominación, raza, género y violencia actúan como instituciones y procesos que transmiten significado a los textos culturales. El riesgo anuncia una transformación histórica del mundo. Ante él brota la solidaridad universal, pues la crisis de la modernidad se explica por la concurrencia de la anomia, el egoísmo o necesidad de beneficio, la secularización y la industrialización de la sociedad, (Alexander, 2000). y la promoción de esa cultura en lo que respecta al medioambiente es pertinente y necesario sobre todo en las comunidades obreras, que hoy en Cuba están llamadas a cumplir las normas que la política gubernamental ha dictado al respecto, ya que estas constituyen una agrupación o conjunto de persona que comparten temporalmente un espacio geográfico delimitado y delimitable, cuyos miembros tienen conciencia de pertenencia o de identificación con algún símbolo local y que interaccionan entre si más intensamente que en otros contextos, operando en redes de comunicación, interés y apoyo mutuo, con el propósito de alcanzar determinados objetivos, satisfacer necesidades, resolver problemas o desempeñar funciones sociales relevantes a nivel local. (Ander Egg, 2011).
La política debe fortalecer el criterio de la promoción de la cultura como eje rector de su papel funcional en la sociedad; lo cual implica entre otras cosas orientar hacia la conservación del patrimonio de la misma. El medio ambiente forma parte de este patrimonio. Desde este ángulo es interesante precisar cuál es la concepción de medioambiente que se pretende trasmitir.
En Cuba, existe una política bien definida sobre el medio ambiente no solo en los documentos del Partido y del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) sino también, en la Constitución de la República y en correspondencia en los documentos que rigen las actividades que en este sentido se organiza en organismos e instituciones del Estado cubano.
La política ambiental cubana está basada en la concentración de los esfuerzos en los principales problemas ambientales nacionales, sin descuidar los esfuerzos en los locales y sus prioridades, haciendo partícipes a todos los actores tanto central como locales sobre la base de una acción coordinada, fundada en la cooperación y la corresponsabilidad; en la proyección de la ciencia y la tecnología cubana en la solución de la problemática ambiental, desarrollando la innovación tecnología ambientalmente segura, lo que además contribuye a la competitividad internacional de nuestros productos.
La gestión ambiental está concebida sobre la base de la concertación, la cooperación y la coordinación entre el Estado, los organismos, las instituciones, las de la sociedad civil y las comunidades, proyectando el desarrollo social y económico sobre bases sostenibles.
Por ello, el problema no radica tanto en definir qué política seguir sino en buscar vías que favorezcan una aplicación, efectiva y consecuente de acciones a favor de alcanzar la armonía en las relaciones hombre – sociedad – naturaleza, lo cual contribuye de manera significativa al desarrollo pleno de las potencialidades del hombre y al enriquecimiento de su espiritualidad como ser social y consecuentemente a la elevación del nivel de vida.
La comunidad obrera de la Granja Paredones, ha sido víctima inconsciente de graves daños al entorno que ha afectado directamente a la salud personal y colectiva de sus miembros. La mala manipulación de productos químicos, el lavado de mochilas de fumigación en áreas de arroyos y otras corrientes de agua potable, la exposición al sol y a desechos sólidos en descomposición biológica, ha provocado que muchos trabajadores y familiares hayan padecido de intoxicación y hayan adquiridos enfermedades profesionales que los privan de su activación laboral por períodos extensos, con la consecuente pérdida en la economía de la Granja y especialmente en las familias. Todo ello producido por la falta de educación ambiental que los sitúan en peligro potencial para la comunidad obrera en que trabajan.
Se sabe que día a día se violan principios medioambientales que afectan la salud de las comunidades y sus miembros, donde no hay percepción del riesgo, pues como ya se ha dicho, lejos de darse cuenta del problema, si no se educa, los hombres se acostumbran a vivir en el problema.

 

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 70 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy89
mod_vvisit_counterAyer1072
mod_vvisit_counterEsta semana89
mod_vvisit_counterEste mes25376
mod_vvisit_counterHasta la fecha1090763

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami