Get Adobe Flash player
Página de Inicio Pretextos Obra Literaria de Sandra Margarita Busto Marín Ingrid Rodríguez, la dulzura de una joven voz cienfueguera

Ingrid Rodríguez, la dulzura de una joven voz cienfueguera

Por Sandra M. Busto


En mi peregrinar por la investigación de la música cienfueguera, me he encontrado con voces de muchísima valía, intérpretes poco conocidas a escala nacional, pero que engalanan la escena y

el patrimonio de la música de la Perla del Sur. Es el caso de la intérprete entrevistada en esta ocasión: Ingrid Rodríguez, con quien me sucede algo muy singular y es que justo cuando comencé a estudiar la música y los músicos cienfuegueros, en el año 2012, estaba yo muy interesada en la trova sureña. Un día caminaba por el boulevard, cuando escuché uno de aquellos boleros que recién redescubría, ahora en una voz femenina. Fue de esos momentos que no se olvidan por lo extraño de la casualidad o causalidad, como suelen llamarles algunos cuando suceden destellos así. Comienzo a adivinar quién era aquella intérprete, repasando en mi mente a las jóvenes y conocidas cantantes contemporáneas, pero no lo logro determinar. Una voz bien colocada, dulce y con mucha sensibilidad. Gracias a detener el paso apurado del diario bregar y quedarme escuchando el tema hasta el final, el locutor de Radio Ciudad del Mar informa que la intérprete era Ingrid Rodríguez. Primera vez que escuchaba su nombre.

 

Pasaron los años y preparo la ponencia para el Boleros de Oro 2016. Cuando busco los temas para la exposición, coincido con dos en los que estaba la voz de Ingrid: un precioso bolero de Felito Molina, Rumbo al sur y un bolero llamado Juventud, al que la magia de la tecnología unió la voz de su autor: Marcelino Guerra, Rapindey, a dúo con la joven intérprete. Dos seres que no se conocieron y que nunca estuvieron juntos en un mismo espacio, pero que ahora están eternamente en un precioso bolero.

Es por eso que cuando me planteé realizar un estudio que incluyera la presencia de la mujer en el bolero de la Perla del Sur, nada más justo que ahondar en aquella voz que he escogido como ejemplo para varias exposiciones de mis trabajos.

Curiosamente, no se considera a sí misma como bolerista. Sin embargo, cuando se hace un recorrido por sus producciones discográficas y los temas que más se han escuchado en su voz, descubrimos que tiene todas las fibras sensibles para ser una excelente intérprete de boleros. Por eso esta entrevista la centro en este flanco, no exclusivo de la intérprete, pero digno de reconocerse.

Los dejo, entonces, en su compañía; para que nos narre su trayectoria, desde su propio testimonio.

Ingrid: Comencé a cantar a los cinco años dentro del movimiento de artistas aficionados. Allí, tuve la oportunidad de presentarme en distintos festivales, uno de los que más me impactaron fue: Que siempre brille el sol. Pertenecí muchos años en el grupo La edad de Oro. El 31 de diciembre de 1991 comencé a trabajar como profesional en el Cabaret del Tropi Sur. Todavía estaba haciendo el doce grado en un preuniversitario y trabajaba por las noches, y por el día estudiaba. Continué mis estudios en el Centro de Superación para la Cultura de Cienfuegos.

He sido integrante de diversas agrupaciones como Septiembre 5 y El tren sureño, con el que nos presentamos en el programa televisivo Mi Salsa, en 1996. Después con el septeto Bahisón, que me brindó el placer de trabajar con Felito Molina (1). Estuve un tiempo, además, con el Septeto Unión. En la actualidad tengo mi grupo.

A lo largo de estos años de carrera tengo dos fonogramas como solista, varios en los que participé con las diferentes agrupaciones con las que he trabajado: con Bahisón (tengo dos), con Unión, con Septiembre 5. He grabado con Pucho López, con Vicente Feliú, que hacemos temas de la trova tradicional a dos voces, y con varios músicos de aquí de Cienfuegos también.

Sandra: ¿Por qué el bolero dentro de su repertorio?

Ingrid: No me considero para nada una bolerista. Soy una cantante atrevida que pretende hacer casi todos los géneros y el bolero es fundamental en la música cubana. Es muy ritmático, pienso que todo el mundo no lo puede hacer, por eso lo respeto muchísimo.

Sandra: Siguiendo sus grabaciones, me he dado cuenta de que casi todos los boleros que incluye en su repertorio son de compositores cienfuegueros.

Ingrid: Sí, tengo Luna Sureña, de Felito Molina; Luna Cienfueguera, de José Ramón Muñiz; Rumo al Sur, con letra de Héctor de Soto y música de Felito Molina; Ansias, que es de Eusebio Delfín; Muy junto al corazón, de Rafael Ortiz; Juventud, de Marcelino Guerra, entre otros. El primer disco que hice como solista fue todo de temas de compositores cienfuegueros. Un homenaje a muchos de ellos, que no son conocidos. A veces escuchamos boleros como Muy junto al corazón y muchos no saben que su compositor es cienfueguero. Es importante que las personas conozcan la identidad cultural de su tierra. Sucede lo mismo con A mi manera (más conocido como Dicen que no es vida), de Marcelino Guerra, que es un bolero precioso y no se habla nunca de su compositor.

Sandra: Una de las características de su carrera es precisamente esa, la de rescatar temas preciosos de compositores sureños.

Ingrid: Creo que tuvo mucho que ver en eso mi formación, el haber trabajado al lado de Felito Molina. Él era un libro, cuando nadie se lo esperaba nos traía un tema precioso escrito hacía muchos años y que los más jóvenes no conocíamos. Nos sorprendía a todos y lo íbamos incorporando al repertorio. Hay temas bellísimos que, solo gracias a Felito, pudimos rescatar.

Sandra: Felito tiene muchos boleros chá, pero también sus boleros filinescos, que por los intervalos que usaba deben ser difíciles a la hora de interpretar.

Ingrid: Sí, son difíciles de interpretar, sobre todo por los intervalos y por la armonía; pero a mí me gustan los retos, y mientras más difíciles de cantar, más me gustan.

Sandra: Lo que caracteriza la obra de Felito es que con la promoción adecuada, son boleros que nunca van a pasar de moda. Siempre se pueden volver a grabar, porque están muy bien hechos.

Ingrid: Pienso lo mismo, lo que sucede es que ahora la tendencia de la difusión va hacia otra óptica y no ponen temas como estos. Hay muchas grabaciones en la radio de aquí de los temas de él que se grabaron con Bahisón, y eso nunca se difunde.

Sandra: Los medios de difusión de Cienfuegos deben hacer un mayor esfuerzo por rescatar la identidad cultural musical del Patrimonio Inmaterial que tienen, para mostrarles a las generaciones más jóvenes y a todos los que de manera vivencial no han tenido acceso a estos preciosos temas que todavía están escondidos y sin descubrir, y que tienen un alto valor cultural y estético para esta ciudad.

Ingrid: Me han contado que han puesto mis temas en un programa dedicado a la música cienfueguera que sale al aire a las cinco de la mañana. Pero a esa hora casi todo el mundo está durmiendo.

Lo más negativo en todo esto es que se popularizan temas con letras y mensajes que no dicen o aportan nada y que después los niños en la calle reproducen sin reflexionar sobre lo que están diciendo. Lo hacen tan natural como decir que se van a tomar un vaso de refresco frío.

Sandra: ¿Y de los compositores ya contemporáneos, Ingrid, cuál prefiere?

Ingrid: He incluido también canciones de Roberto Novo, de Humberto León, un compositor cienfueguero que murió hace unos años, muy joven.

Sandra: ¿Qué cantantes de boleros en la provincia de Cienfuegos han sido un referentes para Usted?

Ingrid: En Cienfuegos hay muy buenas cantantes como Noemí Rodríguez, Carmen Iznaga, Mati de Villegas, Cari Cuellar, Doraida Tillet, entre otras. Recuerdo en especial a Lutgarda Ordez, que era solista y estuvo un tiempo cantando con el conjunto de sones Los Naranjos. Desgraciadamente, se conoce muy poco. Lo mismo cantaba sones, que boleros, que música afro. Cuando yo comencé con Septiembre 5 ella me ayudó mucho. Me llevaba a la casa de Jorge Castellanos y me ponía muchas grabaciones de Celia Cruz, de Omara Portuondo, de Elena Bourke; me decía que tenía que escuchar a estas grandes intérpretes, que allí era donde tenía que aprender. Trataba de incorporar todo lo positivo; pero a la hora de las guías de improvisación las dejaba allí y me exigía poner mi granito de arena, porque sabía que si no, nunca iba a ser yo misma.

Sandra: ¿Qué le diría a las nuevas generaciones sobre este rescate que ha hecho fundamentalmente desde su obra, que cree que deba ser importante para ellos?

Ingrid: A las nuevas generaciones les diría que no se dejen llevar únicamente por las nuevas tendencias, que sigan investigando y que busquen, que hay mucha música y muchos compositores que no se conocen. Que traten siempre interpretar obras que perduren, que no se vayan por temas que hoy son populares y lo van a ser por algunos meses o tal vez un año; pero al final van a pasar de moda. Hay canciones que siempre van a ser un éxito, porque tienen un buen mensaje, buenos textos, buena música, y esos temas no forman parte de una moda pasajera. Que traten de encontrarse a ellos mismos como cantantes, que no imiten a nadie. Que busquen, que hay muy buenas obras cienfuegueras que no se sabe ni siquiera que existen.

Ingrid es de las cantantes que merecen ser más promovidos y difundidos. El fatalismo geográfico ha limitado que su talento llegue a un público que sobrepase lo local. Su trabajo de búsqueda y rescate del patrimonio cienfueguero, al igual que lo está haciendo el dúo Así Son, es admirable.

Fuentes consultadas

Busto, Sandra: Félix Molina Marín (Felito): El susurro de una guitarra en la Ciudad del mar: El susurro de una guitarra en la Ciudad del Mar, publicado en la Revista Cultural Calle B (enero, 2018).

––––-–––––– El bolero en el repertorio de tres cantantes cienfuegueras. Ponencia presentada en el Festival de Boleros de Oro (La Habana, 2018).

(1) Para mayor información sobre Felito Molina (Félix Molina Marín), puede buscar el artículo que la misma autora publicara en el mes de enero del presente año, con el que abrió el recorrido por los músicos y la música cienfueguera en la propia Revista Digital Cultural  Calle B, con el título de: Félix Molina Marín (Felito): El susurro de una guitarra en la Ciudad del Mar.


 

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 92 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy120
mod_vvisit_counterAyer226
mod_vvisit_counterEsta semana120
mod_vvisit_counterEste mes2985
mod_vvisit_counterHasta la fecha896357

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami