Get Adobe Flash player
Página de Inicio Entrerrianos

Sección de literatura de autores de la localidad

Un singular encuentro

Presentía que estaba a punto de un encuentro singular. Comencé, conscientemente, un periodo de espera que me hundió en esa espesa nata: la incertidumbre. Busqué algunas acciones para no apreciar el tiempo hasta la llegada de mi anfitriona; me peinaba, comía frutas y pasaba buenas temporadas junto a los charcos callejeros, embriagándome con sus aromas característicos: orine de caballo, lodo rancio y petróleo crudo. Quise leer algo y encontré a Shakespeare, corrí con todas mis fuerzas y con todas mis suelas hacia los charcos e hice de las páginas, imponentes barquitos que adornaban magistralmente las abruptas vías. Otras veces, cuando ya me había quedado calvo, la espalda coloreada de pedradas proporcionadas por el vecino al verme raptar algunas de sus frutas y al agotar las obras completas del dramaturgo inglés, me iba al parque: por conversar era capaz hasta de escuchar a los viejos.
Podrá usted percatarse qué manera tan singular de esperar una cosa o un coso (desconocía su sexo); eso se debe a que siempre he tenido singularísimas consideraciones para conmigo: soy un tipo singular.

Leer más...

MARILOPE

En mi región cienfueguera
y entre su silvestre flora
florece la marilope
con su amarilla corola
que abre y cierra juguetona
para alegrar el jardín
de los parques y los patios
de un confín a otro confín.


Silvia C. Valdés González

ADIVINANZA DE LA MÁGICA DONCELLA

¿Quién es la bella  doncella
que vive en palacio de algodón,
que baila la suiza con el arco iris
y juega al escondite con el sol?
Con su mantilla de colofón
y sus aretes de granizo,
reparte gotitas de cristal
y moja la tierra con su hechizo…


Silvia C. Valdés González

Valga la redundancia

Confieso que no me disgustan las redundancias. Algunas incluso me suenan graciosas, quizás por el juego de la repetición o por la doble vestidura de la frase. O en todo caso, por su efecto expresivo. La redundancia da énfasis y le inyecta más vida a la enunciación de las ideas. Decir lo vi, a secas, con la objetividad impasible del testigo ocular, se queda muy corto frente al tono minuciosamente categórico de lo vi con mis propios ojos. O incluso: yo mismo lo vi con estos ojos que tengo aquí, sin contar que algunos agregan: y que se los va a comer un gusano carmesí.
Resulta curioso que mientras en el uso del idioma prima en general la tendencia al menor esfuerzo y tratamos de decir más con menos, al mismo tiempo sentimos una cierta delectación subiendo para arriba o bajando para abajo. El tan citado “principio de economía” que rige en la lengua aparentemente queda desmentido con esas “incorrecciones” que padres y educadores se encargaban de corregirnos cuando éramos niños. Los maestros de mi época, si pedías permiso para salir afuera, enseguida te machacaban con la terapia de choque de una didáctica cartesianamente implacable: “¿Y por qué no sales para dentro, guanajo?”

Leer más...

CUBANÍA EN FLOR

Mariposa, mariposa,
con amor y valentía
espigas entre las rosas,
digna flor de cubanía.

Mi corola no marchita,
siempre rebelde y lozana
porque besé la mejilla
de una valiente cubana:
De Celia, la guerrillera,
en la Sierra hermosa flor,
que al perfumar esta tierra
en su pecho me sembró.


Silvia C. Valdés González

Es mejor cantarle al sol

Nuestro José Martí dijo que los agradecidos sólo hablan de la luz del sol, no de sus manchas. Ella está en todo aquello que representa la vida, la naturaleza y el amor.
Si quieres atrapar la luz que emana de la melodía más hermosa, del paisaje de vivo color, de tu juguete preferido, del perfume de una flor llamada felicidad, acércate al Festival del Creador Infantil “Cantándole al Sol”. Allí encontrarás la fantasía que sólo tú puedes imaginar: un lucerito que llora enamorado de la luna, una flauta hecha de maní, la Tierra convertida en princesa, una cotorra que canta, un conejo poniendo banderitas en el cielo, la lluvia jugando al escondite, la marilope como niña coronada en un jardín o la mariposa blanca sembrada en el pecho de una guerrillera de la Sierra. En fin, los que hemos tenido la dicha de participar en este evento como espectadores, como intérpretes o como autores, nos hemos sentido tocados por la magia de esas maravillosas canciones infantiles en voces matizadas por la ternura de la infancia o la adolescencia.
“Patria mía” fue la primera de mis canciones que participó en el Festival Provincial, contando con la coautoría de Gerardo González (Cocó) y la impecable interpretación de Maikel Bermúdez. El tema de esta composición musical es el amor a la patria, y se aborda mediante la fantasía de los ojos de un niño:

Mi patria es como un joyero
con mil joyas de valor,
pero la que más prefiero
es la alianza del amor.
Mi patria es una sonrisa
que brota del corazón,
de cariño y de ternura
para mi generación…


Silvia C. Valdés González

Más artículos...

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 101 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy147
mod_vvisit_counterAyer250
mod_vvisit_counterEsta semana2678
mod_vvisit_counterEste mes7481
mod_vvisit_counterHasta la fecha856623

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami