Por eso: ámame

Por Renato Leyva

Casualidad de la vida: permitió que te viera
en una tarde plena de buscar por la vida
la dicha enriquecida en una
mujer verdadera.
De buena manera te puedo dar amor
porque en tu mirada
veo claramente reflejados
tus puros sentimientos hacia mí.

Nunca es tarde el presente: por eso, ámame.