Pesadilla

Por Nélida Puerto

Estatua que emerges en la noche
reptil en vilo
convocando con tu flauta
a una encrucijada de vibraciones
el esfuerzo es un sendero de utopías
tus ojos manantiales de un mundo imaginario
metamorfosis de ese aliento torcido
que los enmudece
otras el sendero hacia lo absurdo
el sublime designio.


El silencio II

Necesito tanto mi mudez
y acompañar al río,
a la noche,
a la madrugada…
extasiarme en ese oasis donde la palabra es un delito.
Hay quienes colapsan con mi presencia
porque irradian quimeras en la fluidez del bullicio;
me espantan…
soy la paloma de la meditación
posada en el balcón de la melancolía.

Poemas ganadores de Mención en el Concurso “Zenón Rodríguez” 2018 (N. del E.)