¡Cómo Luis me cantaba!

Por Teresita Cabrera

Él me nombró mariposa
y envolvió el canto feliz;
entre lirios sin desliz
su voz llegó como rosa

a mi verdura dichosa.
La Carvajal se bañaba
en patios de cañabrava,
y por su rostro guajiro
en lira de Luis deliro
porque su voz me soñaba.