¿Acaso tiene edad?

Por Clara Veitía

Aunque mi paso anda mal
y tiembla un poco mi mano,
y tengo el cabello cano,
por dentro el mundo está igual.
Ya mi piel, como es normal,
se ha arrugado poco a poco; 
sin embargo, me sofoco, 
cuando respiro tu olor,
y vivo loco de amor,
porque el amor es un loco.

Verdad que el agobio crece, 
los años muestran su peso;
pero tú me das un beso
y el tiempo desaparece.
Es que el amor no envejece;
él, no siente enfermedad,
no se arruga, ni en verdad
sufre del tiempo los daños,
porque, a pesar de los años,
el amor no  tiene edad.