Expiación

Por José A. Fernández

¿Después de hoy?
El grito descifró en la noche.
Expiaba mi boca, lo recuerdo.
Conserva en sus labios
la caricia de mis dedos.