Glosando a Shakespeare

Por Orlando V. Pérez

“Noche es el día hasta que verte no consigo”.
Hay un tigre que la emprende a dentelladas.
Te vislumbro en insomnios-madrugadas.
“Día las noches que soñando estoy contigo”.

Es un amor que carga decibeles
en un punto tenaz de la conciencia.
A pesar de lo quieto, agoto la paciencia
en la tonta estupidez de los infieles

abrazos que figuro en fantasía.
Ha pedido la baja mi alegría.
Lucifer me dibujó la incertidumbre
y lloro como un perro amargo a solas.

Y mi bajel se bate entre las olas
sintiendo que se apaga toda lumbre.