Get Adobe Flash player
Página de Inicio Entrerrianos Obra literaria de Orlando V. Pérez Cabrera El origen de las Fiestas del 3 de Mayo en Cumanayagua

El origen de las Fiestas del 3 de Mayo en Cumanayagua

Por Orlando V. Pérez

No existe ninguna evidencia documental de que el 3 de Mayo, Día del Cumanayagüense, esté relacionado con la fundación Villa. (Por otro lado, no ha aparecido nunca ninguna acta fundacional.) Da  la  impresión  de que con tal fecha (íntimamente  relacionada  con  las festividades de la religión católica) se hizo coincidir el inicio de la tradición de celebrar el Día del Cumanayagüense, a partir del año  1953, a propuesta del intelectual y periodista José Rafael Navarro.
Es muy  probable que la costumbre de celebrar el Día de la Santa Cruz (3 de Mayo) la  implantaran los miembros de  comunidades canarias  asentadas  aquí,  o sus descendientes. El caso es que ese día, conocido  por  el  Catolicismo  como de la Santa Cruz,  se  celebra en la comunidad católica la aparición de la cruz en donde, se supone, Jesucristo fuera crucificado; hallazgo hecho, según se cuenta en los anales de  dicha religión,  por  una expedición enviada al Gólgota por Elena, la  madre de Constantino, Emperador Romano (siglo IV d.n.e.). De ahí que la Santa Cruz sea la patrona de Cumanayagua.
Por otro lado, el 3 de Mayo es también la fecha en que se celebra la festividad del Apóstol Felipe; por eso, el nombre completo de la Villa es: San Felipe de Cumanayagua.
En épocas pasadas, cada 3 Mayo nuestra Villa Entrerriana se vestía con sus mejores galas. A las 5 de la mañana se tocaba una diana mambisa, seguida de la quema del Judas, así como otros tipos de competiciones y juegos participativos propios de una verbena. En la tarde-noche ocurría la salida de la procesión de la cruz desde la iglesia católica, que comenzó siendo discreta alrededor de la iglesia, y que después fue ganando espacio, al salir a la calle y recorrer las principales arterias de la ciudad: Calle Real (Paseo de Martí y Antonio Machado), Calle Nueva (Menéndez Peláez), Calle Trejo, Calle Mandinga, etc.  Por la tarde había un mantiné para niños y jóvenes, y por la noche un gran baile para los adultos, en la entonces Sociedad Liceo (actual Círculo Social), baile este de etiqueta, de salón, que exigía un vestuario especial. Dicho baile era siempre amenizado por una destacada orquesta de renombre, ya provincial o nacional.
A pesar de que estos festejos se vieron opacados durante décadas -a partir del triunfo de la Revolución-, no es menos cierto que dicha tradición ha tenido en los últimos años una meritoria labor de rescate.

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 62 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy913
mod_vvisit_counterAyer1072
mod_vvisit_counterEsta semana913
mod_vvisit_counterEste mes26200
mod_vvisit_counterHasta la fecha1091587

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami