De tarde en tarde

Por Claudia Teresita Cabrera

A Tony, por la pérdida de su hijo

Con los hombros contritos
pasa el hombre
sobre las venas de la calle polvorienta.
Se cierran las ventanas de la tarde
cuando el llanto de las flores
se abraza a sus manos
y el árbol seco mece sus hojas
e inclina el corazón
sobre el rostro de la tumba.