No te quedes

Por Yusbiel J. León

I
Púdrete:
morirás tantas veces como vivas.
Replícate:
tocarás la hierba como un grano. Disuélvete:
aprende del cielo a ser estatua.
Convéncete:
no todas las manos te cortarán las flores.
Apréndete:
serás en tierra lo que alcances en el aire.
Descúbrete:
no todos te avisan el final.
Cabálgate:
este viaje necesita de jinete.
Vívete:
hay tanto tiempo,
que nacer es abortar el cadáver venidero.


II
Súbete a mis ojos,
no te quedes:
moriremos por los que ven más allá de la luz,
por los que el fin sin otro principio descubrieron.
Súbete a mis manos,
no te quedes:
amasaremos cadáveres para levantar los edificios,
tocaremos el sol averiguando las tinieblas.
Súbete a mis oídos,
no te quedes:
juntos escuchemos el silencio,
la tierra estrepitosa oculta la postrer mirada.
Súbete a mis pies,
no te quedes:
pocos los zapatos de tantos los caminos,
poco el polvo que nos manchará la ropa.
Súbete,
no te quedes.
Lo acaban de bajar: no te quedes.

Este poema obtuvo Premio en el Encuentro-Debate Municipal de Talleres Literarios, Cumanayagua 2014. (N. del E.)