A propósito de Una singular cosecha

Por Yusbiel J. León

La décima vuelve a ser protagonista de las Ediciones Damují,  esta vez en manos de Fabiola García Vega (maestra y escritora rodense) con un decimario titulado: “Una singular cosecha”.

Estructuralmente, tiene el libro veintidós décimas, agrupadas en dieciocho títulos, que giran en torno a temas de la localidad y el paisaje, pero que no están organizadas por tema lo que hace que se disperse la idea central cuando el lector se adentre en la lectura y que desde luego conspire contra el diseño del texto.
Esta obra, lejos de la voluntad de su autora se nos aproxima con un número considerable de errores técnicos que transmiten falsos conceptos sobre el tipo de poesía que se escribe: la décima.
Es generalidad del texto la pobreza de recursos literarios complejos,  que llega a dar la impresión de simplicidad miradadesde el exigente punto de vista de la poesía escrita, incluso para la oral carece de valor poético, con una base descriptiva y paisajista muy mal diseñada y ejecutada.
Como característica de la presenteedición encontramos que no todas las décimas son espinelas, así, el lector puede localizarel título SEPTIEMBRE relacionado con el hecho histórico del 5 de Septiembre en Cienfuegos:

Septiembre escribe en la historia
en letras de sangre y fuegos
páginas que dio a Cienfuegos
tanto luto y tanta gloria.

Dejan los primeros cuatro versos  el sabor  métrico octosílabo, que no se conserva hasta el final, porque a partir del cuarto verso la métrica es eneasílaba. Esta no es una forma muy difundida de escribir décimas pero no por ello deja de ser original y válida:

Imposible borrar de la memoria
el valor marinero complotado
Mas, un pueblo en la calle levantado
burlaba con valor la muerte impía
Rabiaba de furor la tiranía
encontrándose la herida en su costado. 

Pero no todos los textos gozan de la perfección en la rima, así citamos la obra RODAS:

Al noreste ubicada
de la ciudad capital...

Nótese que el primer verso cuenta con ocho sílabas gramaticales,
Alnoresteubicada = 8 sílabas gramaticales.1  2  3  4  5  6  7  8
Pero cuenta con siete sílabas métricas dándole inframetría al verso y deslustrando 
la creación, debe tenerse en cuenta que las sinalefas tanto como ayudan matan, así sucede en este caso, 
Alnoreste͡͡ubicada   =  7 sílabas métricas
1  2  3  4  5  6  7
Aun cuando la intención apuntara a RODAS, como título y parte del primer verso la suprametría ocupará el lugar de la primera. Nótese que la s de RODAS rompe la posibilidad de una sinalefa por lo que se pierde la métrica.
RODASalnoresteubicada = 10 sílabas gramaticales.
1  2  3  4  5  6  7  8  9  10
RODASalnoreste͡͡ubicada =  9 sílabas métricas
1  2  3  4  5  6  7  8  9
En casi todas las décimas se rompe una de las reglas más importantes de este tipo de poema, el dístico-resumen, sin llegar a concretar con fuerza el final de cada  idea. Pudiera citarse la décima REMEMBRANZA DEL PASADO hecha a forma de pie forzado:

Yo sé de un amanecer
en las márgenes del río
escuchando el murmurio
de las aguas al correr,
También de un atardecer
donde el sol abochornado
imprime un tinte rosado
sobre el cielo azul turquí
cosas que son para mí
remembranzas del pasado.

En esta creación varias son las imprecisiones que a mi juicio deslustran su vitalidad. El inicio  consta con una de las especies metafóricas más utilizadas en la poesía y con mejor impacto, el de trasladar los atributos de una realidad -una persona-  a otra  -el amanecer-por medio de tropos, ejemplificada cuando el amanecer escucha el murmullo de las aguas al correr pero siguiendo la construcción, la descripción se apodera de la poetisa como en casi toda la obra y comienza a perder paulatinamente fuerza hasta los últimos versos, el séptimo con un relleno infinitamente repetido y esperado “cielo azul turquí” y el noveno y el décimo están lejos de ser los versos para un cierre que debe ser mucho mas convincente.
El mal empleo de los codos sintácticos es otra de las características dejando las ideas inconclusas o mal enlazadas en no pocos textos como por ejemplo en laprimera décima EL CANTOR:

El cantor que en tus riberas
tanta inspiración sintió,
extasiado se quedó
entretejiendo quimeras
El que cantó a las palmeras,
a la patria, al colibrí,
al sinsonte, al alelí
rayando las* idolatría
fue Ciprianito García
el Cantor del Damují

A simple vista la décima está en perfectas condiciones estructurales pero siguiendo las características descriptivas que deja ver la escritora, esta sería una décima que empieza tomando como objeto a describir más que al cantor a una serie de acciones emprendidas por el a las orillas del rio Damují omitido por un mecanismo seudotropológico del lenguaje  figurado: la sinécdoque.
Al terminar la primera cuarteta el puente toma elementos del primer espacio y continúa linealmente a la segunda cuarteta por lo que en el tercer verso debe incorporarse una Yque le dará mayor sentido durante el giro inusitado que se realiza, aunque la autora tiene las facultades de omitirla, hay que tener presente el tipo de décima que se escribe por lo que aquí no está bien omitida,leamos entonces la décima con una Y sobre el tercer verso que por demás facilitará  la explicación concreta de quién es el cantor:

El cantor que en tus riberas
tanta inspiración sintió,
extasiado se quedó
entretejiendo quimeras
El que cantó a las palmeras,
a la patria, al colibrí,
al sinsonte, al alelí
rayando las* idolatría
fue Ciprianito García
el Cantor del Damují.

(*Copiado originalmente del libro, si fue creado así no cumple con las reglas métricas, como ya se comentó.)

Preguntémonos: ¿Por qué poner un punto en quimeras si la idea se escurre hasta el final? Estos son los pequeños detalles que provocan grandes estragos aunque repetimos que la autora tiene el derecho de crear de esta forma, debe cuidarse cumplir con las reglas elementales.
Válido es señalar que las dos mejor logradas décimas, en mi opinión, son MUJER y RECLAMO:

MUJER

Mujer fuente de ternura
que multiplicas la vida
y formas a tu medida
la generación futura.
Para ti no habrá escultura
de suficiente esplendor,
ninguna tendrá el valor
que te mereces, mujer
por ser humano taller
donde florece el amor.

RECLAMO

Musa, ven, habla conmigo,
dame tu mano, tu aliento,
bien sabes cómo me siento
y quiero llorar contigo.
Eres de mi amor testigo,
bien conoces mi dolor,
ven, necesito valor
que mitigue mi quebranto.
No dejes que nuble el llanto
tantos años, tanto amor.

En estas dos décimas hay una carga de sentimiento muy sutil pero muy hondo que le das vuelo poético.
La presente edición se  terminó de imprimir en Septiembre del 2013 y pronto saldrá o ya ha salido a la luz pública con un número de 200 ejemplares, pero evidentemente sin una revisión crítica y profunda previa, aun así, constituye un logro que nuestra estrofa nacional vuelva a las editoriales y que los cultores del género la sigan cuidando con orgullo, para que las manos futuras puedan tener como Fabiola una singular cosecha.