Para escribir

criptográficamente
silenciosamente
como quien raspa
la pared de una húmeda
caverna de piedra
para ello
eres tan ajena!
¡tan ajena!
pero en fin
cercana
inalcanzable
¡ajena!

Rafael de la Cruz