Get Adobe Flash player
Página de Inicio Autopista sur Obra Literaria de Katia Chávez Díaz Sobre la poetisa América Bobia

Sobre la poetisa América Bobia

Por Katia Chávez


Limonareña (de Limones), matancera y cubana, América Bobia Berdayes nació el 14 de agosto de 1893, y aunque su infancia transcurre en España, regresa a su terruño. Publica: El

amor de los humildes; Ofertorio, en el año 1928; Arquero de Zodiaco, en el año 1945 y Trémulo se aleja, en 1951.

 

Otra figura dentro de nuestro patrimonio literario, pero con un leguaje urbanizado, versos de inquietudes profundas. Esculpió un poema cercano a nuestros días, la metáfora es acusadora y por sobre todas las cosas revela. Una poesía libre en toda la dimensión de la palabra a diferencia de la obra de Rosa América que se ata a una rima con giros irregulares, que dibuja su tiempo.

América transgrede los valores estéticos de una época y juega con las palabras, se apodera de un discurso autentico capaz de hacerte partícipe de sus sentimientos. La poesía de América Bobia aún espera por un estudio profundo y una merecida reedición. Sus versos son de exquisita delicadeza y sentido. Muere en la ciudad de Matanzas el 14 de noviembre de 1984 a los 91 años de edad. A continuación ofrecemos algunos de sus poemas, tomados de su libro El trémolo se aleja:

Nihil

La ciudad del alabastro,

la ciudad que a distancia

construida parece

con cráneos y con tibias calcinadas.

Galerías de mármol;

capiteles de nácar,

hundiendo el débil tórax,

la frente descarnada;

apisonando con su inmensa mole

las osamentas blancas.

Ayudando a la tierra en su tarea,

en su acción prolongada,

de asimilar cadáveres. La horrible

ciudad de polvo y plata;

de cenizas en el bíblico "Memento";

como la sombra y como el sueño, ingrávida,

ciudad de pesadilla que perfila

sus contornos de horror sobre la nada.



Nadie lo sabrá

Todo se renueva;

todo volverá,

pero si tú vuelves

nadie lo sabrá.

Cirios apagados

ya se encenderán;

el que alumbró un día

ese no será.

No brillan estrellas,

pero brillarán;

la que brilló un día

esa no será!

Tejen los telares

lino sin cesar

para aquel vestido

que no te pondrás.

Si vuelves un día

nadie lo sabrá;

ni buscas tu sitio

ni pruebas tu pan.

Cuando se deshacen

en el aromal

estrellitas de oro,

otras brotarán,

pero si tú vuelves,

nadie lo sabrá.

 


 

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 76 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy557
mod_vvisit_counterAyer1130
mod_vvisit_counterEsta semana8148
mod_vvisit_counterEste mes16681
mod_vvisit_counterHasta la fecha1082068

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami