Get Adobe Flash player
Página de Inicio Autopista sur Obra Literaria de Katia Chávez Díaz Cartas de José Martí a María Mantilla

Cartas de José Martí a María Mantilla

Por Katia Chávez Díaz

La vocación pedagógica de José Julián Martí Pérez, la expele, la suda. Cargado de un amor paternal dedica sus cartas a María Mantilla. Al expresar un conjunto de valores éticos, desde la distancia y en pocas palabras, penetrando a la esencia de la vida. El maestro una vez más, devela su universalidad.

Indica la importancia del conocimiento, el respeto. La música como alegato al sentimiento. El trabajo para la subsistencia. El pudor y el decoro que embellecen a la mujer. La responsabilidad en el cuidado de su madre y hermanos.

Apunta: “…con la receta que yo tengo para todo, que es saber más que los demás, vivir humildemente y tener la compasión y la paciencia que los demás no tienen…” Esta sutileza en su discurso va cargada de una alta dosis de conciencia.

Deposita en ella el sentido del deber, la amistad con melosas palabras. Le hace una invitación a observar la naturaleza además del amor que esta irradia. La bondad y la piedad se descubren en: “Haz tú como yo: haz algo bueno cada día en nombre mío”. Despierta otros sentimientos como la generosidad y la sencillez en el comportarse. Le entrega herramientas del conocimiento en la traducción de los libros.

“Aprende de mí. Tengo la vida a un lado de la mesa, y la muerte a otro y un pueblo en las espaldas”. Muestra la importancia de su lucha y la responsabilidad para con su patria, que es el deber supremo.

Habla de la poesía que encuentra en los libros de ciencia, en la vida, en el orden del mundo, en el fondo del mar, en la verdad y música del árbol.

Antepone las cualidades internas a las externas cuando se refiere a la diferencia del buen gusto a la ropa cara. Define que la elegancia del vestir está en la altivez y fortaleza del alma.

A través de un derroche pedagógico enseña cómo enseñar sin que los educandos lo perciban.

Martí sublimiza a la madre en estas palabras: “Envuelve a tu madre, mímala, porque es grande honor haber venido de esa mujer al mundo”.

Se despide con elegancia, diciéndole: “…ahí estaré enterrado yo si muero donde no lo sepan los hombres, en un libro”.

 


Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 54 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy406
mod_vvisit_counterAyer373
mod_vvisit_counterEsta semana1171
mod_vvisit_counterEste mes6368
mod_vvisit_counterHasta la fecha855510

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami