La guitarra en Cienfuegos

Por Sandra M. Busto

 

La guitarra es uno de los instrumentos que más tardíamente es llevado al plano de concierto. En nuestro País, han existido toda una gama de excelentes compositores e intérpretes nacidos en la

Isla que han hecho de ella su más genuina pasión y la han llevado en la espiral eterna con sus aportes. Diferentes son los caminos que ha tomado, desde acompañar las noches y melodías de la trova y la cancionística cubana; los campos con sus puntos; hasta desarrollarse al plano que hoy está dentro de nuestra música de concierto. Lo cierto es que hay que tenerla en cuenta cuando se trata de su historia y evolución, desarrollo y repertorio autóctono cubano, que la prestigia y realza dentro del pentagrama musical universal, haciendo de la Escuela de Guitarra Cubana, un referente obligado.

 

Sin embargo, para que ascendiera hasta donde está hoy en día, era necesario todo un proceso histórico que le antecediera y permitiera de manera cronológica y secuencial su continua escalada técnica e interpretativa. Les propongo entonces comenzar por un pequeño recuento.

 

Arribo a la Isla

 

La llegada de la guitarra a Cuba está asociada con el proceso de conquista y colonización. Son muchos los datos que evidencian la presencia temprana de este instrumento y de la vihuela de mano. Uno de los primeros músicos que recoge la historia fue Juan Ortíz, quien llegó a tener su propia academia en la Villa de Trinidad. Igualmente se tiene conocimiento de comercio de cuerdas de estos instrumentos entre trinitarios y comerciantes de La Habana. No es de extrañar que se fuera poco a poco extendiendo por toda la isla, sobre todo en las principales villas, donde habitaban inmigrantes hispánicos. En comparación con otros instrumentos, tal vez por su fácil transportación y variables formas de ejecución, en la que se incluye el rayado como una de las más sencillas para acompañar cantos y bailes; es que rápidamente va a formar parte de los nacientes complejos genéricos de la música cubana sobre todo del campo, como el punto, el son y la canción. En todos ellos se va haciendo imprescindible para su acompañamiento, junto a su hijo cubano: el tres.

Su arraigo y permanencia adquiere tal magnitud que aún hoy en día es indispensable su sonoridad. Su camino dentro de la música del pueblo se labró desde el comienzo hasta la actualidad.

 

Desarrollo técnico

 

Dentro del siglo XX la interpretación de la guitarra en Cuba va a tomar dos caminos, el primero como continuación de la música popular y un segundo que irá in crescendo dentro del desarrollo técnico e interpretativo hasta llevarla a las más prestigiosas salas de concierto. Uno de los factores fundamentales será la introducción en la Isla de la escuela del maestro español Francisco Tárrega (1852- 1909). Son varias las vías por las cuales llegan los nuevos modos de tocar y perfeccionar el instrumento. Lo cierto es que muchos quedaron fascinados por las posibilidades que se abrían y que llevaban a la guitarra a igualarse a los ya consagrados instrumentos concertantes. Así, poco a poco se da un giro dentro de la visión y del concepto interpretativo de este instrumento en Cuba.

El paso que cambiaría definitivamente el decurso de la historia estaría ligado a la familia Nicola. Es a través de su sistematicidad dentro del trabajo pedagógico, que se formarán los guitarristas más importantes del siglo XX, maestros de la segunda mitad y los comienzos del siglo XlX. Los nombres de Clara Romero de Nicola y sus hijos Isaac Nicola y Clarita Nicola van a ser un eslabón indispensable en la formación de la Escuela Cubana de Guitarra.

Nacimiento de la guitarra en Cienfuegos

Dentro de la música popular cienfueguera, la guitarra tuvo primacía y contó con varios exponentes que dejaron su huella en la historia. Un ejemplo es el trovador Eusebio Delfín (1893-1965), quien, a pesar de no ser un destacado guitarrista, cambia el modo de acompañar el bolero. Anterior a él se hacían utilizando el rayado o rasgueado de la guitarra y repartió el ritmo en compás y medio, dejando en silencio la parte débil del segundo compás, al hacer los cambios de armonía. Otros dos guitarristas de la música popular, Rafael Ortiz (Mañungo, 1908-1994) y Marcelino Guerra (Rapindey, 1912-1996), harían también historia cuando introducen una armonía diferente en sus temas, influenciados principalmente por el músico Eliseo Silveira, que comienza a utilizar los acordes de séptimo grado, en vez del quinto, como tradicionalmente se hacía dentro de la cadencia perfecta. Así comienzan a experimentar con nuevas sonoridades y aparecen temas como Amor de loca juventud de Mañungo y Convergencia de Rapindey, antecedentes de todo lo que después sería el movimiento del filin, pero aún interpretados a dos voces, con clave y bongó, al estilo de la trova tradicional cubana. Posteriormente los hermanos Molina: Felito, Miguel Ángel y Eloy, también trazan otro capítulo en la guitarra cuando introducen en Cienfuegos el movimiento del filin, con todo un concepto armónico que cambiaría la sonoridad de la cancionística dentro de su ciudad. A su vez, ellos se convirtieron en los maestros, sobre todo Felito, de varias generaciones que les sucederían.

Sin embargo, a pesar de todo el progreso que va a tener sobre todo dentro del movimiento de la canción, tardará en llegar el desarrollo de este instrumento dentro del plano de concierto. Después del año 1959 se organiza en el País el sistema especializado de la enseñanza artística, cierran los conservatorios y se crean las Escuelas de Arte. El primer maestro que asume la cátedra de Guitarra de la Escuela de Arte de Cienfuegos fue Domingo Carvajal Parrado (Caibarien 1910-2003) Aunque se destacó fundamentalmente dentro de la música popular, entre sus alumnos más notables están Francisco Rodríguez y Rey Guerra Gómez.

Luego que Carvajal regresara a Santa Clara ingresa el español Eulalio Gómez quien ocupó por poco tiempo la cátedra de Guitarra. Este señor dejará un camino a través de la introducción del método de enseñanza Tárrega en Cienfuegos. Aunque tenía formación autodidacta, acercó a sus discípulos a la música de conciertos. Dentro de ellos destaca Rafael Gallardo García (Cienfuegos 1947). Para Cienfuegos Rafael Gallardo representa un nuevo capítulo desde su permanencia y amor por la pedagogía.

Pocos valoran al Maestro de nivel elemental, pero lo cierto es que es él quien prepara las bases del futuro músico y no solo técnicas, sino todo el proceso que incluye la motivación, la disciplina, el compromiso y la búsqueda personal por ampliar los horizontes culturales; factores todos que además de los conocimientos musicales son las claves para la formación de un artista. Se destacan como pedagogos también Julio Elizarde, Arelys Espinosa Pérez, Jesús Saura y Michel Rodríguez. Un excelente pedagogo que solo estuvo un año en Cienfuegos, es José Antonio Pérez Miranda, el Guajiro Miranda. Este excelente músico, hijo de la sureña ciudad, ha realizado importantes aportes a la pedagogía de la guitarra, el tres y el laúd en la capital cubana y así ha perpetuado su legado en el desarrollo de estos instrumentos dentro de la música popular y de concierto en Cuba.

Actualidad de la guitarra en Cienfuegos

La formación de la Orquesta de Guitarras Ensemble, de Cienfuegos, está dirigida desde sus inicios en marzo de 2005 por Rafael Gallardo. Aúpa a destacados guitarristas. Posee un repertorio muy variado. Se ha presentado en festivales internacionales, obteniendo importantes reconocimientos por parte de la crítica especializada.

Otro proyecto que evidencia el alto nivel alcanzado por la guitarra en Cienfuegos lo es el Dúo Concuerda. Se funda en el año 2008 por los guitarristas Ariadna Cuellar Pérez (Cienfuegos, 1984) y Michel Rodríguez Pérez (Cienfuegos, 1986), ambos son egresados de la Universidad de las Artes, ISA. Se oficializa en el año 2013 como parte del catálogo de la EPCME "Rafael Lay". Se ha presentado en varios festivales internacionales de Guitarra, tanto en Cuba como en el extranjero. Se mantiene con una programación habitual en la provincia. Han participado la banda sonora de varios documentales

En el año 2014 los integrantes del dúo Concuerda, crean el Primer Festival-concurso de guitarra "Edgardo Martín" en la ciudad de Cienfuegos. Toma su nombre como homenaje al destacado músico e intelectual cienfueguero. El evento tiene como objetivo reunir a reconocidos músicos junto a estudiantes del nivel elemental del país, como una manera de reencuentro, de intercambio,  y de estímulo tanto para el proceso de enseñanza aprendizaje como para la interpretación de la guitarra en Cuba.

Si bien la guitarra se ha desarrollado dentro de sus dos vertientes o caminos históricos, hay que decir que sigue contando con mucha salud, con pedagogos e intérpretes, así como proyectos desarrolladores que aseguran la permanencia, la trascendencia y la excelencia de la escuela de la guitarra en Cienfuegos.

 

 

Bibliografía

 

Busto, Marín; Sandra Margarita: “Recuento Histórico del devenir del bolero en Cienfuegos”. Ponencia presentada en el XXVI Coloquio Internacional del Bolero, La Habana, junio de 2016.

Busto, Marín; Sandra Margarita: “Presencia de la guitarra en Cienfuegos”. Conferencia presentada en la tercera edición del Festival- Concurso Edgardo Martín, Cienfuegos, abril de 2018

Hernández Ramírez; Giselda: Diccionario de la música villaclareña, editorial Capiro, Santa Clara, 2004

Fuentes orales

Este trabajo contiene información de la entrevista realizada por la autora a Rafael Gallardo en diciembre de 2017

Se incluyen datos facilitados por los integrantes del dúo Concuerda