Get Adobe Flash player
Página de Inicio Argos Obra Literaria de Eduardo M. Alvarado Solemnidad de vivir

Solemnidad de vivir

Por Eduardo  M. Alvarado

Cuanto tiempo penumbroso,
De alas de amor y bondad por los confines de la galaxia
De nosotros mismos y yo mismo
Seres infinitos que viven en ataduras del hombre

En un halo de humanidad y no veo humanos.
Y amor en los decoro del invierno
Una llaga subsanada con la poesía de los poetas.
Con hilo de amor y poesía
A todas las tristezas del mundo.
Al manto de mi poesía amortajada
Entre árboles y ríos…
El ser que ama entre sombras y sortilegios
Solemnidad de amor  a la vida y a ti mismo
Y a todas las cosas que tus ojos se vuelen hacia tu  felicidad.
Lo que viene tiene que venir, debemos recibirlo con las manos de
Palomas llenas de gratitud y bendición de amor.
De la vida efímera y extraña.
Un serafín de estelas arriba en el cosmos.
El ayer jamás regresa, solo el hoy existe y el mañana una quimera
Plagio de golondrinas dormidas en las colinas de mármol.
Amo la letanía de mis versos embrujados.
Amo mis poemas que juegan como niños en mis cuadernos
Amo el intervalo de las mariposas llevando en sus alas poesía
Para esta hora de romería y paz de nosotros mismos en ruta de poetas
Al mundo.

Sentimientos poéticos


Somos tierra y agua y aire
En este universo lleno de células
Y moléculas…
Somos diabetes,
Somos hipertensos
Somos la mitad de nuestras vidas
Fármacos en el alma.

Es solo el tempo ovillado
Es un túnel
Es un reloj
Un abrir y cerrar de ojos
Un pozo infinito
Una tarde ocre
Una poesía florida
Una guitarra
Una comida chatarra
Un código de barra
Un amor artificial
Un amor en internet
Una compra en Ciber-Day
Un moll chino
Una plaza de migrantes
Una madre ultrajada
Y ancianos sembrados sin hijos
Y los niños abandonados
Los ancianos golpeados
El perro en la plaza atrapando sueños
La paz es una paloma melancólica
La trata de niños
Las nuevas uniones civiles
Las nuevas feministas.
La ley de tansgéneros.
Seguimos con políticos corruptos
Seguimos con más desigualdad.


Temporeros de Peñaflor


Temporeros de Peñaflor
Al alba sus cuerpos se pierden entre la bruma
Y el amor a la tierra, manos de hierbas
Manos de barros, manos de campechanos
Temporeros que llevan el pan de cada día
A sus familias.
Temporeros de árboles que abrazan
En amor.
De frutos maduros y naranjos
Que llenan el campo de Peñaflor.
Van raleando las parras
Van raleando sus vidas
Van raleando sus años en trabajo
Con tesón acampo.
Hay faltas de trabajo y oportunidades
A nuestra clase obrera.


Mármol


Esa caricia tuya en mis hondos pesares
Amores amortajados de noches en rosal
Aquello que duele el alma en tu ausencia
Un cabello tuyo es mi sufrir
Una herida profunda algún día sin
Tus besos ni tu olor a hierba.
Una risa que cae en mirada
Un ángel que ama a lo del alma
Devuélveme todos los fúnebres días
El estío que atrapa los árboles en noche
Negra.
A marmolada la tarde en el espejo
Cae en gajos sobre el pensamiento
Una gloria de conciencia absoluta
Vuelvo y no me doy espacio
Me aterro entre mis oscuras noches
De nostalgia.
A marmolada la mirada de tus ojos de
Farol en la plaza helada y la vida es un hospital
En horas brujas en los salones del alma
Que se viste de presencia en mi habitación.


Campos Agrestes de Peñaflor


Hay bordados al sur al norte de praderas infinitas
Hay surcos y ríos perdidos de la mano de los vientos
Hay árboles en festín con hojas bailarinas en telares
Y hierbas aromáticas  y flores perfumadas de campo.
Casitas de adobes al encuentro de nuestra gente
Que sutil la casa de reloj con sus mascarones
Que inmortal en su plenitud, las gallinas abanicos de colores
El loco afán de palomas de papel y aves de  sutil en vuelo de libertad
El   vuelo incesante de la historia entre las poquitas calles
Las leyendas de camino diablo
Calles en polvoreadas  como un soplo de sueños
Ahora en el 2019 escribo, ya viejo, más cansado
Trabajo en lo que me gusta desde que me nace  del sentimiento
La casa de  “LOS CARRERA”  fue mutilada y demolida.
Alma sueños y vivencias que nacen del pozo de
Mis cavernas en noches eternas en soledades
Noches eternas también en sufrimiento.
Mas mis ojos leen en los paisajes la belleza
La panadería Peñaflor inmortal, las viejas bodega de BATA.
El trapiche nos traerá el paraíso escondido
Pulmón verde en territorios secretos.
Pueblos que dormitan en quietud y nostalgia
Grandes predios que llevan su belleza.
El pasó nivel de Malloco que abraza al santiaguino.
Aquí donde nacen las pocas hortalizas de los terratenientes.
Aquí donde la luna se baña y se reposa en las jorobas
Del cerro la virgen.



“La Poesía que cura Enfermedades del Alma”

Un instante de vida en ir y venir
El sol de las aves entintadas a lo lejos alineadas
Los jubilados en las plazas y sus bastones en reunión
Los amantes eternos a la vuelta de la plaza
Los árboles desnudos en otoño con aromas a lavanda
La canción de los poetas afanosos
Y un juego de nubes infladas y amortajadas
El fotógrafo perdido en el tiempo
Los mascarones de la plaza
Y las bancas inertes
Las huellas en la baldosas
El olor de las hojas color barniz
El lustrabotas en el tiempo
Juntar lágrimas en un vaso
Juntar flores de amores en un cuaderno
Lanzar flores al difunto
Ver como los gusanos se comen la carne
Cerrar las pupilas de la noche
El sutil beso de un perro vagabundo
La noche nos traga
Hay magia en los poemas del cielo
La piedad de los niños pobres
El farol atrapasueños
La historia es un retrato
Pees con alas  y escarcha
Donde van a morir los días  al alba
Donde se corta en dos la luna
De la vida nace la vida
Se abrió la poesía
La poesía cura las enfermedades del alma.

“Manos de Artesana”

Voy pintando
Voy soñando
Voy tejiendo
Voy tramando
Voy hilando poesías y sueños
Un pequeño paño
Un pequeño bordado
Que me nace de la coraza
Que me nace del alma
Que me nace desde mi  pozo
Voy bordando los días y las estaciones
Historias
Vidas
Recuerdos
Manos de tejedoras de mi Peñaflor
Al amor por los telares que nacen del corazón.


A Víctor Jara  “yo” (con letras de canciones)

Yo me manifiesto en Peñaflor
Yo te recuerdo Amanda
Y algunos dejan la vida volar
Y la cocinerita va y solo va
De pueblo en pueblo
Con alas de cantar
Con voz de guitarra
Y alguien aparecido caerá
Tal vez no somos
Ni chicha ni limada
Y a las tres ahora
El pueblo de Peñaflor siempre te recordara
Duerme y duerme mi negrito
Digo algún día
Y el hombre campesino en su arado amanecerá
Todos tenemos el derecho de vivir en paz
Y los vientos del pueblo soplaran
Y se abre la ventana aquí en la población
De luchan  y su pelota de trapo
Porque tu voz
Nace de la tierra
Nace de la guitarra
Nace de tus dedos
Y en el agua de sus ojos
Hoy Víctor jara, desde tiempo y destino
Tu vida
Tu música
Nuestra gente siempre te recordara.

 

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 72 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy1374
mod_vvisit_counterAyer1567
mod_vvisit_counterEsta semana1374
mod_vvisit_counterEste mes24292
mod_vvisit_counterHasta la fecha1160775

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami