Get Adobe Flash player
Página de Inicio Argos Obra Literaria de Leidy Laura Jiménez Arango Navego hondo

Navego hondo

Por Leidy Laura Jiménez

(Estos poemas han sido seleccionados en orden antológico y ninguno tiene nombre, por lo cual dejo en manos del lector tanto el título, como la interpretación para cada uno).

En la profundidad
De nuestra intimidad

Viajo a través de tus lunares,
Los más casuales
Y los más salvajes

Acaricio una a una
Tus cicatrices,
Que también son mías
Como tu piel,
Ya no tan prohibida

Hábito en la ingratitud de tu pecho
Que ha hecho y des hecho
Conmigo y mis besos

Te siento como a la música
Vibras en todo mi cuerpo,
Haces pronunciar esas melodías
Más allá de los gemidos nuestros

Eres fresco,
Como aire de montaña
Y tranquilo,
Como el primer respiro de la mañana

Tu piel morena, y  tu espina dorsal
Me van a enloquecer un día,
Por ahora, las voy a disfrutar.



Sedúceme,
Hazme loco poesía
Vibra en mi pecho,
Susurra la melodía

Siénteme,
Busca con tus dedos
Que con una caricia
Me encuentre tranquila

Tócame, explórame, víveme,
Sumérgeme, abrázame y
Recórreme…

Susúrrame,
Dime lo imposible
Y haz que sea posible
Con la magia de tus besos

Confiésame deseo
Dime que me quieres
Y no existe el reloj

Imagina, hombre magnifico
Que en un abrazo
Dejamos de ser dos

Deja que estas notas
No tan vacías,
No tan rotas,
Nos quiten las ropas

Corrómpeme
Y que no que no quede
una parte de mi cuerpo
Sin tus huellas…
Esas huellas que me pueden erizar,
Que muestran el origen
De cada verso que acabo de plasmar.



La brisa me abraza
Y ya no voy de prisa
Me proyecto tanto,
Como en su sonrisa

Un árbol, amigo
Me quiso ayudar
Y me enseñó
Donde mi viento
Debía soplar

La naturaleza, madre
Me transporta a otro valle
Donde danzo con el viento
Y no pierdo el aliento

No puedo parar
De escribir para ella,
Aunque tu futilidad
Violente la tierra.



Los ojos que miran las cosas,
Los ojos que observan las rosas
Los ojos que cautivan y el horizonte no pierden de vista,
Los ojos que sonríen, los ojos que sienten
Los ojos que vibran, los ojos que luchan,
Los ojos que lloran la libertad,
Los ojos que no miran la tv,
Miran la realidad
Los ojos que escriben en verso y prosa
Los ojos que no pierden la esperanza
Los ojos que dan vida, son los que extraña mi pueblo cada día.


Estás ahí, donde el dolor no habita
Donde el daño no existe
Donde la noche de amor se viste
Y la vida convoca gratitud

Ahí estás, donde me hago más fuerte
Donde cada día me siento más mujer
Donde ilumina el futuro
Y no existe miedo alguno

Estás ahí, dónde veo como te formas
Donde mis mañanas transformas
Donde persiste la esperanza
De un mundo mejor

Ahí estás, hijo mío,
Siendo uno conmigo
Amándonos sin castigo
De la mano y el alma,
Amarrados por un mismo camino.

Formulario de Acceso


Síguenos en...




¿Quién está en línea?

Tenemos 37 invitados conectado(s)

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy315
mod_vvisit_counterAyer397
mod_vvisit_counterEsta semana1869
mod_vvisit_counterEste mes6075
mod_vvisit_counterHasta la fecha888243

  • AlasCUBA
  • Revista la Alcazaba
  • Azurina
  • Cinosargo
  • Cuba Literaria
  • Cubarte
  • EcuRed
  • El Caimán Barbudo
  • Haciendo Almas
  • Il Convivio
  • La Jiribilla
  • Lettres de Cuba
  • Museo Nacional de Bellas Artes
  • Palabras Diversas
  • Poetas del Mundo
  • Red Mundial de Escritores en Español
  • Revista de Cine cubano
  • Unión de Escritores y Artistas de Cuba
  • Teatro de los Elementos
  • Revista Digital Guaitiní, Miami