Hechizo

Por Isabel Acosta

Es mi bruja, soy su dueño,
no tiene escoba ni vuela,
mas con sus hechizos vela
por la quietud de mi sueño.
Como si fuera un risueño
duende, se escurre en mi cama;
siempre que un beso derrama
dibuja la fantasía
de los paisajes del día,
porque siento que me ama.

El sol que anida en sus ojos,
alumbra la inmensidad
mustia de la oscuridad
que brota de los matojos,
y cuando quedan despojos
de aurora en su clarinada,
no me parece malvada
esa que a mí me despierta.
¿Será una visión incierta?
No es una bruja, ¡es un hada!

El presente poema obtuvo Premio en Poesía Infantil en el Encuentro-Debate Provincial de Talleres Literarios, 2016 (N. del E.).