Alcatraz

Por Ariel Fernández

Con pose de caballero,
a la hora de la cena
anda con la bolsa llena
y no es ladrón ni banquero.
Se abolla muy placentero,
planea, todo un vigía:
campeón de la pesquería,
va del aire al chapuzón
con su buche comilón:
Alcatraz de mi bahía.