Con el mouse

En la computadora
juegan los niños,
dibujando en sus juegos
magia y caprichos.

Un palacio encantado,
sus escondrijos,
donde vuelan fantasmas
por los caminos.

 


Siete duendes que moran
en el castillo
custodiando tesoros
tras un postigo.

Y el pirata que sale
de un viejo libro
¡tal vez Pata de Palo
marcando un trillo!

Este poema pertenece al libro Atrapa al duende, en proceso de edición.

Silvia Valdés