122 años

Por Lisandra Suárez

Patria mía, José Martí
parece de roca dura
no yace en la sepultura
se alza en el viento urbano

él nos extiende la mano
su mano es total altura.

Su vida no terminó
con la caída en combate
el viento fuerte que bate
en polen lo dispersó.

El polen se fecundó
crece Martí en la yerba
y desde la yerba observa
cómo cambia nuestra vida
no es caída su caída
por tanta luz que conserva.



Finalista en el Encuentro-Debate Nacional de Talleres Literarios Infantiles. (N. del E.).