Dulcera

Por Sofía Corona

Mi abuela sabe a vainilla
cuando los dulces prepara
y quedan de maravilla.
Sus manos en la cazuela
reparten todo el cariño
con sabor a panetela.

Mueve su rizado pelo
oloroso cual merengue
y sabroso caramelo.

Es mi abuela golondrina,
blancas alas amorosas
perfumando la cocina.

Con este poema la autora obtuvo Mención Especial en el Encuentro Provincial de Niños Escritores, Cienfuegos, 2018 (N. del E.).